Montaje con Carles Puigdemont visiblemente enfadado y Pere Aragonès sonriendo con el Parlamento de Catalunya de fondo
POLÍTICA

El Govern reta a Puigdemont tras su última treta

ERC vuelve al 'som una nació'

Nueva polémica entre las dos almas procesistas, Junts y ERC, ahora a cuenta del término “minoría nacional”. La recta final de los acuerdos entre el PSOE y los postconvergentes se está centrando en el reconocimiento de los catalanes como minoría nacional. El Govern de Pere Aragonès ha reaccionado con un tono crítico.

Ha sido el conseller de Drets Socials, Carles Campuzano, quien ha enmendando la plana a Junts. Para él, los catalanes no son un grupo con rasgos particulares que viven dentro de un Estado, sino que Cataluña es una nación. “Cataluña no se ha reivindicado nunca como minoría nacional”, dice Campuzano, “sino como nación”.

Únete al boletín de E-NotíciesLas NOTICIAS DE VERDAD
Unirme

Se trata de un nuevo choque conceptual entre el Govern y el partido de Carles Puigdemont. En Waterloo, personajes como Gonzalo Boye han recurrido sistemáticamente a la idea de “minoría nacional” para armar su relato. Por lo tanto, con su crítica Esquerra carga contra la estrategia del “exilio” encabezada por Puigdemont.

Una nueva treta de Puigdemont

Una minoría nacional es un grupo étnico, religioso o lingüístico que vive en el conjunto de un Estado con un sentimiento de pertenencia. El concepto de minoría nacional suele estar vinculado a la idea de vulnerabilidad. Sus derechos suelen estar amenazados y exigen la protección explícita para su supervivencia.

Plano medio de Carles Puigdemont de pie detrás de un atril con un fondo azul en una rueda de prensa en Bruselas

Esta es la idea de la que parte la estrategia de Carles Puigdemont desde el “exilio”. Ahora, Junts quiere el reconocimiento explícito de los catalanes como minoría nacional. Esto permitiría encauzar legalmente la amnistía, y los tribunales españoles y europeos lo tendrían más difícil para tumbarla.

Este es ahora el meollo de las negociaciones entre PSOE y Junts, que están apurando sus opciones en esta recta final. En Moncloa y en Waterloo transmiten optimismo. Todo va viento en popa, y en los próximos días se podría anunciar un acuerdo definitivo para la investidura.

'Som una nació'

El Govern trata de competir con Junts por el protagonismo en las negociaciones con el PSOE. En este contexto, Esquerra ha cargado nuevamente contra la estrategia de los postconvergentes. El debate sobre el término “minoría nacional” ha permitido a los de Aragonès volver a entonar aquello de “som una nació”.

Campuzano ha dejado claro que los catalanes no son una minoría nacional como los rusos de Letonia o los húngaros de Rumanía. “Es un término equivocado”, ha dicho, “porque somos una nación” y es por eso que “aspiramos a la independencia”. Esto abre una nueva discusión entre el mundo juntaire y los republicanos.

Mientras, ERC sigue gesticulando. La portavoz del Govern, Patrícia Plaja, ha afirmado que la condición es que el PSOE cumpla sus compromisos con Cataluña, y que de momento están “lejos”. Sin embargo, es impensable que sea Esquerra quien acabe impidiendo la investidura de Pedro Sánchez