Montaje de Moulin Rouge de fondo difuminado y círculo con mujer colocándose billete en las medias y cruz encima.
POLÍTICA

El Gobierno de Sánchez quiere prohibir los prostíbulos

La proposición de ley no consiguió avanzar en la legislatura anterior a causa de la falta de consenso en el gobierno de coalición

El PSOE recupera la iniciativa para combatir la explotación sexual a través de una proposición de ley en el Congreso de los Diputados. El objetivo de estar es castigar a todo aquel que se lucre de la prostitución ajena y, además, multar a aquellos que paguen por sexo. 

Así lo ha anunciado la Ministra de Igualdad, Ana Redondo, asegurando que los socialistas registrarán “próximamente” una proposición de ley. Esta tendrá como objetivo incluir en el Código Penal el castigar a quien se lucre a través de que otra persona ejerza la prostitución, incluso con su consentimiento. 

Este es un tema que se encontraba presente en el programa electoral socialista en las últimas elecciones generales. Este se acordó recuperar durante la Convención Política celebrada por el PSOE este fin de semana en A Coruña.

“Es imprescindible renovar este compromiso cívico y democrático”, ha defendido la ministra de Igualdad. Por lo tanto, este es el primer paso del Gobierno para perseguir la explotación sexual, atacar los burdeles y pisos donde se ejerce la prostitución.

Un primero paso que requerirá de “sumar una amplia mayoría”

La ministra considera que es el “primer paso” para abolir la prostitución. No obstante, matiza que eso no se llevará a cabo hasta que se encuentre una solución habitacional y de empleo para las más de 60.000 mujeres que ejercen. La mayoría de ellas, víctimas de trata e inmigrantes.

De esta manera, recuperan esta proposición de ley que había quedado aparcada tras la convocatoria de elecciones generales. En el texto presentado en ese momento se planteaba aumentar el castigo sobre aquellos que lleven a cabo dichos delitos y multar a los que sean usuarios de la prostitución. Un tema que requerirá de “sumar una amplia mayoría” tal y como ha reconocido Redondo.

A pesar de ser tomada en consideración gracias al apoyo del PP y Podemos, la proposición no contó con el apoyo de los socios de gobierno del PSOE. Y es que ese puede ser el gran contratiempo para las intenciones de la ministra, las divergencias en este tema dentro de la coalición de PSOE y Sumar. Por ese motivo, muy probablemente los socialistas vuelvan a necesitar obtener el apoyo de los populares para poder tirar adelante la iniciativa.