El líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Alberto Núñez Feijóo, durante la primera sesión del debate de investidura del líder del PP, en el Congreso de los Diputados, a 26 de septiembre de 2023, en Madrid

POLÍTICA

Alberto Núñez Feijóo se la juega y esta vez de verdad

La crisis de los ‘pellets’ y ahora el sondeo del CIS apuntalan la duda de que el PP puede perder la mayoría absoluta en Galicia, o sea, perderlo todo

La siguiente prueba de fuego para Feijóo son las elecciones gallegas del 18 de febrero. Después de que el PSOE jugara mejor la carta de los ‘pellets’, el CIS siembra ahora la duda sobre la mayoría absoluta. Si los populares pierden Galicia, el golpe será duro.

El riesgo gallego

Feijóo llegó a Madrid por aclamación y porque lo vio despejado. Es el espíritu gallego tipo Rajoy: mover ficha si las cosas están claras. El propio Feijóo se creyó la idea de que el “sanchismo” estaba muerto y que las elecciones eran un trámite. Las casas de apuestas - los centros demoscópicos - no acertaron. A excepción, por cierto, del CIS, tan denostado durante esos días.

Además, Feijóo venía de nadar en una piscina: encadenaba mayoría absoluta tras mayoría absoluta y no nunca tuvo que ejercitar la cadera. Pero en Madrid se encontró con un temporal y todavía está ahí, capeándolo como buenamente puede. Y ahora, las gallegas: el listón está tan alto que basta poco para que haya un fracaso.

Y si Rueda no saca la mayoría absoluta, el fracaso será doble para Feijóo: haber dejado Galicia para tener Madrid y acabar sin lo uno ni lo otro. Al margen de que se reforzaría la dinámica que ha hecho presidente a Sánchez: dos bloques con el nacionalismo de aliado de la izquierda. Y Pablo Iglesias habría conseguido lo que se propuso: inmolar a Podemos en Galicia para concentrar el voto en el BNG.

Maniobra en dos tiempos: ‘pellets’ y CIS

El último CIS ha enviado un mensaje que parece hecho a medida: que el PP ganará, sí, pero no sé sabe si con mayoría absoluta. Lo cual, para el PP, es sinónimo de perder. Y a esto se agarra la izquierda en Galicia, a alentar la participación y hacer realidad la profecía autocumplida. La izquierda tiene mucho que ganar y el PP mucho que perder.

La maniobra ha sido impecable y en dos tiempos: la crisis de los ‘pellets’ y después el CIS. El Gobierno central ganó por goleada a Alfonso Rueda en la gestión comunicativa de la crisis ecológica. Y a las pocas semanas el sondeo del CIS, al que le ha bastado con decir que el PP podría perder la mayoría absoluta.

Feijóo, en definitiva, debe de estar muy expectante. Si pierde Galicia, el golpe será estratégico y moral. Además de otro ejemplo de que Sánchez le ha vuelto a ganar la partida.