Plano medio de Laia Estrada hablando desde un escenario con una mano medio levantada y de fondo varios dirigentes de la CUP como Laure Vega o Xavi Pellicer con cara triste

POLÍTICA

Estalla la guerra en la CUP: demoledor comunicado contra la dirección del partido

Un grupo de militantes pide la dimisión del secretariado nacional y un congreso extraordinario urgente

Los malos resultados de la CUP el pasado 12 de mayo han desatado los malos rollos, las acusaciones cruzadas, y una guerra interna de consecuencias imprevisibles. Un grupo de militantes ha emitido un comunicado crítico con la dirección, en el que piden “un punto y aparte con nuevas caras y una propuesta independentista revolucionaria”. También piden la dimisión del secretariado nacional y un congreso extraordinario urgente.

Los autores del comunicado se hacen llamar PUIC, militantes “Por Un Independentismo de Combate”, y pese a ser un sector minoritario llevan meses desafiando a la cúpula. Tras los malos resultados del pasado domingo, culpan a la actual dirección y a las “caras mediáticas de la CUP” por su “deriva autonomista, socialdemócrata y postmoderna”. Afirman que se han convertido “en un partido sistémico para que pueda ser votado por los antisistema, y este engaño se hace evidente para cualquiera”.

“Al no haber roto con la dirección actual y con las caras mediáticas, esto la gente lo percibe y ve la CUP como un partido más del sistema”, añaden. Por eso, reiteran la petición de la dimisión de la cúpula, “y que una gestora elegida por sorteo entre los militantes lleve la CUP hacia una Asamblea Nacional Extraordinaria de carácter urgente”. Según estos militantes, el congreso extraordinario debería celebrarse en un plazo máximo de un mes.

Independentismo revolucionario para combatir la abstención

Estos militantes de la CUP se muestran preocupados por la abstención que lleva ya varias elecciones castigando al independentismo. “El pueblo trabajador catalán está huérfano de una papeleta netamente independentista, socialista, feminista y ecologista”, denuncian. Así mismo, muestran su preocupación por “el avance de la extrema derecha” tanto en Cataluña como en la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares.

“Es una evidencia que las elecciones anticipadas han cogido a la organización a contrapié”, afirman, y valoran “positivamente” la campaña electoral, sobre todo por parte de la militancia de base. “Desafortunadamente”, añaden, “no podemos decir lo mismo de la dirección”. Acusan a Endavant y a Poble Lliure de haber peleado por los puestos en las listas en lugar de plantear “un debate ideológico y programático profundo”.

Para PUIC, se trata de una “lucha de egos” que relegó en las listas “a diputados que habían hecho una buena labor en la anterior legislatura”. Lamentan que “una vez más” la CUP no haya sido capaz de explicar cómo conseguir la independencia, “que ni siquiera ha sido el eje de la campaña”. Para estos militantes, “la única posición revolucionaria para llegar a la independencia pasa por el control del territorio”.

Duras críticas al feminismo de la CUP

Así mismo, estos militantes critican duramente las propuestas feministas de la CUP. “Hablar de feminismo desde una perspectiva de género nos parece triste y lamentable”, consideran, ya que “el género es el sistema de opresión que sirve al patriarcado para oprimir a las mujeres”. Por eso apelan a un feminismo “desde la perspectiva de las mujeres y no del género” para alcanzar su objetivo, que no es otro que “la igualdad entre hombres y mujeres”.

En este sentido, critican la inclusión de una candidata trans en los primeros puestos de la lista de Tarragona, y la “omisión” de las mujeres. Un hecho que creen que ha contribuido aún más a la pérdida de votos que agrava la crisis de la organización. Por eso concluyen que “nada cambiará” si sigue habiendo una dirección “aferrada a los cargos” y liderando “un proceso de refundación[Procés de Garbí]eterno y que no cambiará nada”.

➡️ Política

Más noticias: