Montaje con un primer plano de Pedro Sánchez y un plano medio de Oriol Junqueras aplaudiendo y Carles Puigdemont sonriendo

POLÍTICA

ERC y Junts tendrán más asesores gracias a Pedro Sánchez

Los partidos independentistas se están poniendo las botas

El Gobierno de Pedro Sánchez sigue haciendo los deberes que le ponen los partidos independentistas catalanes. ERC y Junts ya han conseguido grupo propio y el uso del catalán en el Congreso. Ahora también recibirán más asesores gracias a la concesión impulsada por PSOE y Sumar.

Como adelantó El Confidencial, los dos partidos de la izquierda se han puesto de acuerdo para ceder a ERC y Junts parte del cupo asignado para el nombramiento de asesores. Algo del todo inusual, ya que al igual que las subvenciones, el volumen de los asesores depende de los diputados que tiene cada partido. Los partidos del gobierno han encontrado la fórmula para contentar a sus potenciales socios de cara a la investidura.

Únete al boletín de E-NotíciesLas NOTICIAS DE VERDAD
Unirme

PSOE y Sumar formularon la propuesta oralmente a la Mesa del Congreso, y esta la aprobó pese a las reticencias del PP. Hay que recordar que el bloque progresista consiguió hacerse con la mayoría de la Mesa. Esto ha permitido esta nueva concesión a los independentistas.

El gobierno, de rodillas

Esta es la primera vez que se aprueba una medida así y que permitirá a los partidos del gobierno traspasar asesores de su cupo a Esquerra y Junts. Forma parte de las medidas que está aprobando el gobierno para contentar a los independentistas. En el trasfondo están las negociaciones por la investidura de Pedro Sánchez.

Plano medio de Carles Puigdemont y Yolanda Díaz mirándose y sonriendo

Esta misma semana se ha conocido que el Ministerio del Interior ha solicitado a Europol la eliminación del independentismo de la lista de terroristas. Se trata de una de las peticiones de Puigdemont para sentarse a negociar con PSOE-Sumar. El entorno del expresident lo ha celebrado como una humillación al Estado.

Pero lo de los asesores tiene mayor calado, porque supone otorgar a los partidos catalanes unos privilegios difíciles de renunciar. Sánchez añade así más presión a Puigdemont. Si Junts acaba rompiendo la baraja de las negociaciones, se arriesga a perder el dinero que recibe por tener grupo propio y los asesores que ahora recibirá.

Amnistía y referéndum

ERC y Junts no disponían de los suficientes diputados para tener grupo propio en el Congreso ni asesores. Pero la aritmética parlamentaria obliga al PSOE a hacer concesiones para conseguir los votos. Esto es lo que lleva a la derecha a acusarles de romper la igualdad entre los españoles.

En el independentismo también hay recelo sobre el papel de ERC y Junts en la negociación. Los sectores más radicales consideran que Junqueras y Puigdemont están negociando migajas para sus propios intereses. Y advierten de que cualquier acuerdo que no incluya la autodeterminación será considerado una traición.

De hecho, todo lo conseguido hasta ahora por ERC y Junts forma parte de las condiciones previas para empezar a negociar. Las negociaciones de verdad vienen ahora, y girarán en torno a la amnistía y el referéndum. De momento, Sánchez ha conseguido la predisposición de Puigdemont, que no es poco.