Montaje de Pere Aragonés y Manel Balcells con la manifestación de enfermeras de Barcelona
POLÍTICA

Las enfermeras en huelga redoblan su presión al Govern

Han anunciado cuatro días de movilizaciones y mantienen la huelga indefinida

El Sindicat d’Infermeres de Cataluña mantiene la huelga indefinida para presionar al Govern y conseguir sus reivindicaciones. Las enfermeras retomarán las movilizaciones los días 8, 9, 10 y 13 de enero. Piden al conseller de Salut, Manel Balcells, que se reúna con el colectivo para escuchar sus demandas.

Las enfermeras ya suman tres semanas de huelga. El detonante fue el preacuerdo del convenio colectivo del Institut Català de Salut, que llevó a las profesionales a pedir la recuperación de derechos perdidos y la ampliación de nuevos. En el fondo está el malestar del colectivo por la falta de recursos y el exceso de carga de trabajo.

Hasta ahora, el Departament de Salut se ha reunido con el sindicato dos veces, pero sin resultado. Salut exige que paren la huelga para empezar a negociar, pero las enfermeras mantienen la huelga hasta que haya compromisos firmes. Se trata de un foco más de conflicto para un Govern, el de Pere Aragonès, en crisis. 

Cuatro días de movilizaciones

El sindicato retomará las movilizaciones el 8 de enero, con dos manifestaciones que se unirán en plaza Urquinaona e irán hasta plaza Sant Jaume. Al día siguiente, la columna recorrerá la avenida Diagonal hasta la sede de la conselleria de Salut. Las protestas seguirán los días 10 y 13, mientras se mantiene la huelga indefinida.

Las enfermeras se quejan de que están atendiendo por encima de sus posibilidades, y esto afecta mentalmente a las profesionales. Afirman que es tanta la presión, que muchas valoran incluso dejar la profesión. Según el sindicato, durante el año pasado 600 enfermeras pidieron la baja, mientras que otras o dejan el país o se dedican a otra cosa.

Las profesionales se quejan de que están asumiendo más tareas y competencias, lo cual pone en riesgo a los pacientes y a la profesión. Afirman que son un colectivo “que se ha ido cargando de responsabilidades mientras se iba desposeyendo de derechos”. También señalan los recortes y la falta de recursos como el origen de los problemas.

Un Govern contra las cuerdas

Las enfermeras redoblan así la presión sobre el Govern de Pere Aragonès, que está contra las cuerdas. Con 33 diputados de 135, ERC tiene que gestionar crisis de primer orden como la sanitaria, la educativa, la migratoria y la de la sequía. La oposición le pide a Aragonès que adelante elecciones, pero el President quiere agotar la legislatura.

Las enfermeras se quejan también del silencio mediático en torno a la huelga, sobre todo en los medios públicos catalanes. La convocatoria de nuevas movilizaciones acorrala un poco más al Govern de Pere Aragonès, cada vez con menos salidas. Habrá que ver si es capaz de resistir la presión social en las próximas semanas.