Primer plano de Carles Puigdemont

POLÍTICA

El CIS confirma que ni la amnistía salva a Carles Puigdemont

Los postconvergentes ya no tendrían la llave del nuevo gobierno

El Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) acaba de publicar el último barómetro, correspondiente al mes de diciembre. Es la primera encuesta después del acuerdo entre Pedro Sánchez y Carles Puigdemont. El bloque procesista sigue en caída libre y Junts ya no sería decisivo para la formación de gobierno.

Según la encuesta del CIS de diciembre, si hoy hubiera elecciones el PP ganaría con el 33,2% de los votos y 148 diputados. El PSOE quedaría segundo con el 31,8% de los votos y aumentaría su representación hasta los 129 diputados. Sorprenden especialmente los resultados de Sumar y de Vox.

Los de Yolanda Díaz darían el sorpasso como tercer fuerza, mejorando resultados hasta los 33 diputados. En cambio, los de Santiago Abascal se desinflarían pasando de 33 escaños a 18. Lo significativo es que Pedro Sánchez podría ser presidente sin los votos del partido de Carles Puigdemont.

Puigdemont vuelve a la irrelevancia

El CIS reduce la distancia entre PSOE y PP respecto al último barómetro de noviembre, mantiene a Sumar igual y hunde a Vox. Además, sigue la tendencia a la baja para ERC y Junts. Los republicanos siguen estancados en el 1,9% de los votos y los 6 diputados, y los postconvergentes, con el 1,3%, sacaría también seis escaños.

El problema para Carles Puigdemont es que la suma de PSOE y Sumar haría que Pedro Sánchez necesitara solo catorce votos para ser investido. Le valdría, por ejemplo, con la Suma de ERC, Bildu y el PNV. En cambio, la derecha lo tendría imposible debido al pinchazo de Vox y la desaparición de UPN.

En clave catalana, el barómetro confirma la crisis de confianza en la que se han instalado los partidos procesistas. Esquerra hace tiempo que no levanta cabeza, y ni la amnistía le valdría a Puigdemont para levantar el vuelo. La principal prioridad para ambos es competir para las elecciones catalanas, que podrían tener lugar a finales del año que viene.

El plan de Junts está claro

El plan de Junts sigue siendo sostener el Gobierno de Pedro Sánchez, al menos hasta que se aplique la ley de amnistía y Carles Puigdemont pueda volver a Cataluña. Los juntaires vendieron el pacto con el PSOE como algo histórico. Pero una ola de indignación recorre el independentismo contra el expresident.

Esta es la razón por la que ahora mismo los postconvergentes ni se plantean romper el acuerdo con el PSOE. Pero su mirada va más allá, y lo que quieren es ganar terreno a ERC en la carrera electoral hacia las próximas autonómicas. Esto explica alguno de los últimos giros de Junts, por ejemplo en el tema de la inmigración.