Primer plano de Ulf Kristersson con una mujeres magrebies de fondo

POLÍTICA

Varios países europeos acuerdan acelerar deportaciones: adiós al 'Welcome refugees'

Vuelos para devolver a los inmigrantes cuyas solicitudes de asilo han sido denegadas

Durante años, los países nórdicos fueron la vanguardia europea de las políticas de brazos abiertos a la inmigración. Un ejemplo de integración que se extendió por el continente y que luego se tradujo en la moda “Welcome Refugees”. Ahora, los mismos países encabezan las políticas migratorias más duras de la Unión.

Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia han firmado un acuerdo para la deportación masiva de solicitantes de asilo. El acuerdo incluye vuelos para devolver a los inmigrantes cuyas solicitudes han sido denegadas por los tribunales. El programa conjunto tiene como objetivo acelerar la expulsión de los ilegales.

Los ministros de Exteriores de los mencionados países se han reunido para coordinar las políticas de expulsión. Lo harán ayudados por la agenda de protección de fronteras de la Unión Europea, Frontex. Cada vez más países rompen el tabú de la inmigración y se abren a explorar soluciones drásticas para este problema.

Agilizar las deportaciones e incluir a otros países de la UE

En los países nórdicos se han instalado gobiernos conservadores apoyados por los partidos identitarios y antiinmigración. El auge de estas formaciones, hasta hace poco irrelevantes, responde a la angustia de los ciudadanos por la inmigración masiva. Todos estos países comparten la acumulación de solicitantes de asilo.

Cinco de estos países se han reunido durante dos días para aprobar un plan conjunto de acción. Este plantea una expulsión coordinada de los inmigrantes, una vez que la justicia les ha denegado el asilo. Además, los mandatarios de estos países se reunirán periódicamente para evaluar la situación en cada momento.

El objetivo es además ampliar el grupo a otros países europeos para coordinar las políticas de expulsión. Esto cambia el paradigma de los países nórdicos, como lo demuestra la nueva campaña lanzada por Suecia. El país que un día fue líder del “Welcome Refugees”, ahora agita el lema “En Suecia ya no hay cultura de bienvenida”.

Cambio de paradigma

Los cinco países pondrán en marcha un plan de ayudas para los inmigrantes ilegales que decidan volver voluntariamente a sus países. “Nuestro interes es garantizar la deportación de los extranjeros sin permiso de residencia y evitar que viajen a través de nuestros palés”. Así lo ha expresado el ministro danés Kaare Dybvad Bek. 

Tres inmigrantes llegados en patera son atendidos por la Cruz Roja y saludan a cámara con el gesto de victoria con la mano

Estos países han conseguido romper con los tabús sobre esta cuestión. Algo indicativo del cambio de paradigma en Europa ha sido el cambio de posición de Alemania, país donde gobierna la socialdemocracia. El canciller Olaf Scholz señaló recientemente la necesidad de deportaciones masivas en el continente.

Hasta hace poco este tipo de políticas eran inmediatamente señaladas como de extrema derecha. Pero el hecho de que gobiernos socialdemocrátas también se apunten a la mano dura contra la inmigración irregular masiva, hace pensar en un problema transversal. Adiós al “Welcome Refugees” para abrir una nueva etapa.

➡️ Política

Más noticias: