Plano medio de Pere Aragonès hablando en el discurso de Sant Esteve con una senyera en el fondo
POLÍTICA

Cambios en el Govern: Aragonès prioriza las elecciones a los problemas de la gente

El presidente de la Generalitat sacude inesperadamente el ejecutivo catalán cuando falta un año -como mucho- para los próximos comicios en Cataluña

Pere Aragonès ha sorprendido a todos anunciando cambios en el Govern. El presidente de la Generalitat ha comparecido públicamente este martes al mediodía. Lo ha hecho por sorpresa y para comunicar la restructuración que sufrirá el ejecutivo catalán cuando falta, como mucho, un año para las elecciones al Parlament de Catalunya. Unas elecciones se tienen que celebrar en febrero de 2025 como muy tarde.

Laura Vilagrà, que es la titular de la Conselleria de Presidència, ha sido nombrada vicepresidenta del Govern. Y Sergi Sabrià, hasta ahora director de la oficina de estrategia y comunicación de la presidencia y del Govern pasará a ser viceconseller de estrategia y comunicación del Govern.

Plano corto de la consellera de la Presidencia de la Generalitat de Cataluña, Laura Vilagrà, en el Palau de la Generalitat, a 4 de mayo de 2023

De este modo, Pere Aragonès hace unos nombramientos más estéticos que otra cosa. Y es que, como él mismo ha reconocido, los cambios se deben, básicamente, a "fortalecer, reconocer y dar proyección" a unas personas que, en el año que queda de legislatura, ejercerán "un rol que, en gran parte, ya estaban llevando a cabo". 

Preparándose para las elecciones

Pere Aragonès ha justificado estos cambios alegando los retos que tiene el Govern en este último año de mandato. "La situación de la sequía, avanzar en la resolución del conflicto político con el Estado y avanzar en aspectos fundamentales como una financiación singular para Cataluña, el traspaso de Rodalies y redoblar esfuerzos para un fuerte compromiso con la lengua catalana", ha expuesto el presidente de la Generalitat.

Plano medio de Sergi Sabrià hablando desde el atril del Parlament de Catalunya

A nadie se le escapa, pero, que esta reestructuración tiene un trasfondo electoralista. Cuando falta un año, como mucho, para celebrar las próximas elecciones en Cataluña, Pere Aragonès ha decidido reforzar, aunque sea estéticamente, a su mano derecha y al responsable de la comunicación del Govern. No se ha creado una viceconselleria de sequía, ni de sanidad (aunque esté colapsada), ni de educación (aunque el informe PISA haya evidenciado su mal estado), ni de seguridad (con una delincuencia al alza).

El presidente ha optado por reforzar la comunicación en un último año clave para los intereses de un Govern que podría cambiar de manos dentro de un año tras las elecciones, ya que todas las encuestas auguran una caída de ERC en los próximos comicios catalanes. Cuando una administración no ha hecho del todo bien las cosas, aparece recurrentemente la excusa de "no hemos sabido comunicar bien". Y, ante una Generalitat que acumula varios varapalos, Aragonès ha priorizado este aspecto e intentar llegar de la mejor manera a las próximas elecciones, antes que reforzar a las consejerías que suman varios problemas, como son Salud, Educación, Acción Climática o Interior.

Insiste en las elecciones para 2025

Pere Aragonès ha aprovechado su comparecencia para dar un toque de atención a la oposición y recordar que tiene todas las intenciones de agotar la legislatura. Tras afirmar que las elecciones se celebrarán cuando tocan, en febrero de 2025, el presidente ha dejado claro que "ante las dudas que quieren presentar algunos, nosotros el gobierno de las certezas". La duda está en si se refería a las certezas de la crisis de la sequía, el mal estado de la educación, el aumento de los delitos en Cataluña o el colapso en los centros sanitarios.