Montaje Pedro Sanchez junto a Arnaldo Otegui, Irene Montero, Carles Puigdemont y Oriol Junqueras

POLÍTICA

Bienvenidos a la legislatura imposible: el esperpento del Frankenstein 2.0

Pedro Sánchez constata que será prácticamente imposible mantener la estabilidad: Podemos planta cara por la izquierda y Junts les chantajea antes de empezar

La legislatura tan solo ha empezado y a uno le parece que lleva meses. Como esas películas del domingo por la tarde, en las que te duermes diez minutos y ya no sabes quién es el malo, el asesino ni el muerto. Pedro Sánchez se enfrentaba este miércoles a su primera prueba de fuego y el resultado ha sido un esperpento.

Ha salvado parte de los muebles a última hora, pero ha visto como Podemos ha tumbado el decreto impulsado por Yolanda Díaz. Por si fuera poco, el decreto del IVA se ha saldado con un empate porque el diputado de Sumar, Gerardo Pisarello, se ha equivocado. Ver para creer.

No se crean que la jugada le ha salido gratis a Pedro Sánchez. Junts no solo no ha votado, sino que ha vendido cara su abstención. Prácticamente a las primeras de cambio, el PSOE ha regalado a Junts la supresión del artículo 43 bis de la Ley de Enjuiciamiento Civil, la entrega de las competencias integrales a Cataluña en materia de inmigración y la reforma de la ley de sociedades para que las empresas vuelvan a Cataluña. Repito, a cambio de ausentarse, no del voto a favor.

Plano medio de Pedro Sánchez y Yolanda Díaz de perfil, mirándose fíjamente y sonriendo. Yolanda Díaz coge del hombro a Pedro Sánchez mientras le da una muestra de cariño con la mano en la mejilla

Y así, con Podemos vetando cualquier propuesta de Sumar y Junts jugando prórrogas y penaltys en cada votación que poco tiene que ver con la independencia, Pedro Sánchez tiene imposible que la legislatura avance. Su desgaste será brutal y la percepción es que el partido de Carles Puigdemont dará crédito al PSOE hasta la ley de amnistía y adiós muy buenas. 

No hace falta decir que Pedro Sánchez era consciente de dónde se metía. Escogió mantener el poder a toda costa y ahora es incapaz de poder aprobar sus primeros decretos enteros y en paz. Decía Alberto Feijóo al finalizar el pleno: "Solo es una coalición de intereses personales. España está en manos de una decena de partidos que no se fían entre ellos. ¿Qué podemos esperar de esto?", y no le falta parte de razón.

La legislatura del mercadeo

Junts per Catalunya ha permitido sacar buena parte de las votaciones del Gobierno a cambio de contraprestaciones que nada tienen que ver con lo que se votaba. En la primera votación importante se van del Congreso con las competencias en inmigración y con una promesa para reformar sociedades a cambio que las empresas vuelvan. Este es el precedente que se ha creado este miércoles en el Congreso. Si yo fuera ERC, el PNV, Bildu o el BNG se me habría quedado cara de tonto, la verdad. 

La candidata de Junts al Congreso por Barcelona, Míriam Nogueras, interviene en el mitin central del partido JxCAT, a 16 de julio de 2023, en en Amer, Girona

El acuerdo entre Pedro Sánchez y Carles Puigdemont se basa solamente en el interés de uno para seguir en Moncloa y el de otro para volver a Cataluña. Y así es imposible que un Gobierno, que perdió las elecciones, sea capaz de afrontar la legislatura. 

Sánchez deberá volver a votar el decreto anticrisis, el del IVA, porque un diputado de su Gobierno se ha equivocado. Lo que sería la noticia del día es una anécdota más en una jornada esperpéntica, surrealista. También por el teatro de Junts, que ayer decía que votaría no "al 99%" y al final ha vuelto a sentarse con el PSOE, a pactar con ellos y jugar a la gobernabilidad. Porque lo de hoy -diga lo que diga Nogueras-, es hacer política española, aunque sea pasando por caja.

En resumen, bienvenidos a una legislatura imposible, ingobernable. Pedro Sánchez nos ha acostumbrado a lo imposible, a convertir la política en funambulismo, pero ni su 'Manual de resistencia' le ayudará ante este guion de los hermanos Marx.