Plano medio corto de Josep Quesada con la vara de alcalde de Cardedeu y una imagen de la fachada del Ayuntamiento de Cardedeu de fondo
POLÍTICA

El Ayuntamiento que quita la estelada con mayoría procesista en el pleno

El PSC ya se impone en Cardedeu a pesar de que ERC, Junts y CUP tienen mayoría

La división que hay hoy en día en el independentismo puede tener su claro reflejo en Cardedeu. En esta localidad del Vallès Oriental, ERC, Junts y la CUP tienen una amplia mayoría, pero sus desencuentros han impedido que se pongan de acuerdo para gobernar. El resultado es que el PSC manda ahora en el municipio. Y ahora los 3 partidos procesistas ya se quejan por las primeras acciones llevadas a cabo por el gobierno local socialista.

Josep Quesada, del PSC, fue proclamado alcalde el pasado 17 de julio. Los 5 concejales socialistas y el apoyo del único concejal del partido municipalista FIC le bastaron para acceder al cargo. Al otro lado se encuentran los 3 partidos procesistas: Esquerra con 4 ediles, Junts con otros 4 y, finalmente, la CUP con 2. 

En efecto, los partidos independentistas del consistorio de Cardedeu sumaban una amplia mayoría para poder gobernar en el municipio. Pero las negociaciones fallidas dieron pie a que el PSC, como lista más votada, se hiciera con la alcaldía. Ahora, tras apenas dos semanas de nuevo gobierno, los procesistas ya están poniendo el grito en el cielo.

Y es que una de las primeras acciones de Josep Quesada ha sido quitar la estelada que lucía en la fachada del Ayuntamiento de Cardedeu. Desde el 2015, esta localidad había tenido un alcalde de Esquerra y el líder socialista local no ha querido tardar a la hora de marcar distancias con su predecesor.

Desde el frente procesista tampoco han tardado en exclamarse por la decisión del nuevo alcalde. “Ya ha pasado: el nuevo gobierno municipal del PSC Cardedeu ha retirado hoy la estelada de la fachada del Ayuntamiento. Ahora nos dirán que lo han hecho porque quieren gobernar para todos”, denunciaba el periodista Albert Cuesta.

Pero este no es la única acción del nuevo gobierno local que ha indignado a los procesistas. Joan Masferrer, cabeza de lista de Esquerra en el municipio, acudía a sus redes para quejarse de que el nuevo Ayuntamiento utiliza también el castellano. “Nadie dudaba de que el nuevo gobierno en minoría quitaría la estelada[...]. Pero que se cargarian el propio reglamento aprobado por mayoría y con su voto[...], tampoco sorprende, la verdad”.

Cardedeu, pues, sirve como un buen ejemplo del estado actual del procesismo. Peleados entre ellos mientras siguen criticando a sus adversarios políticos.