Primer plano de Artur Mas

POLÍTICA

Artur Mas sale al rescate de Junts per Catalunya

Cuenta que después de la votación de la ley de amnistía habló con Turull y que ‘el ánimo’ del partido es acabar aprobando la ley

El expresidente Mas es uno de los principales valedores del giro pragmático de Junts. Llegó a decir incluso que el más beneficiado por la amnistía sería el PP porque se encontraría el trabajo ya hecho. Pero después del voto negativo de Junts, Mas dijo haberse quedado sorprendido. Ahora recula y dice que ya lo entiende.

El pragmatismo de Junts

Artur Mas es el eslabón perdido del pragmatismo conservador catalán. Está entre el pragmatismo radical de Pujol y las ínfulas idealistas de sus sucesores. Su situación personal lo revela: ha estado procesado y ha sido condenado, pero no al nivel de Puigdemont, Turull, Junqueras, etc.

El expresidente Torra, en cambio, se mantiene en su reivindicación de la unilateralidad. Pero no Artur Mas, que bendice este cambio de rumbo. El espíritu de Convergencia resurge y cuando se aclare la amnistía y las elecciones catalanas Junts será un partido nuevo.

El expresidente Mas llegó incluso a ver los beneficios de la amnistía para España. Señaló que el gran beneficiado sería Feijóo. Es decir: que Mas da por descontado que Junts ha vuelto a la política española. De aquí que no entendiera el voto de Puigdemont contra la ley de amnistía.

El expresidente ya lo entiende

“La decisión me sorprendió, pero hablé con Turull y la entendí”, ha dicho. Se refiere a una conversación privada con Jordi Turull y que, al parecer, le iluminó. Es de suponer que Mas llamó para pedir explicaciones.

Y parece que le convencieron, o sea, que Junts sigue la senda del pragmatismo aunque no lo parezca. Lo más probable es que Junts no quiera separarse del todo de cierto espíritu unilateral que siempre queda bien entre el votante catalán desengañado. Porque, según ha podido saber Artur Mas, la intención de Junts es aprobar la ley de amnistía.

En definitiva, que el expresidente es un miembro destacado del sector Turull y sabe que ahora mismo hay mucho ruido deliberado. La razón es que las autonómicas están cerca y todavía hay mucho votante catalán al que le pesa la estafa del 2017. Pronto sabremos si esta combinación de pragmatismo y apariencia de dureza da sus frutos.