Primer plano de Sílvia Orriols sonriendo

POLÍTICA

La amenaza de una moción de censura a Sílvia Orriols sobrevuela Ripoll

La líder de Aliança Catalana, que gobierna en minoría y con una oposición hostil, resiste a la presión de sus rivales mientras suenan campanas de un pacto para echarla de la alcaldía

La campaña organizada en las últimas semanas por el cártel procesista contra Sílvia Orriols aún no ha finalizado. Tras atacarla por tierra, mar y aire y utilizando medios de comunicación e instituciones para tal propósito, la guerra del establishment catalán contra la alcaldesa de Ripoll puede ir un paso más allá. Y es que la amenaza de una moción de censura a la líder de Aliança Catalana vuelve a sobrevolar la política de la capital del Ripollès.

Junts, ERC, PSC y la CUP tienen encima de la mesa la cuestión sobre la moción de censura desde el inicio del mandato, algo admitido por ellos mismos. Eso sí, niegan que en los últimos meses haya habido novedades al respecto. Sin embargo, en el primer pleno del año celebrado este pasado martes, hubo evidencias de que la posibilidad de que aprieten el gatillo y aparten a Sílvia Orriols de la alcaldía podría estar cerca.

El pleno en cuestión fue de lo más tenso. Duró cuatro horas y media. La oposición en bloque tumbó los presupuestos presentados por el gobierno municipal de Aliança Catalana y los reproches a Orriols y su equipo fueron una constante. Algunas de las discusiones fueron tan subidas de tono, que incluso Manoli Vega, jefe de filas de Junts, amenazó a la alcaldesa.

La representante del partido de Carles Puigdemont en Ripoll acusó a Sílvia Orriols de estar “provocando una moción de censura”, le recordó que “somos 17 concejales en total y usted solo tiene 6” y le advirtió que “vaya con cuidado” porque “alguna hora se puede llevar una sorpresa”. Más claro, el agua.

Por el momento, la mala relación entre algunos de los miembros que deben pactar la moción de censura ha imposibilitado el acuerdo. Sin embargo, queda claro que no les faltan ganas de echar a Orriols y ocupar ellos el Ayuntamiento.


 

Aliança Catalana gobierna en minoría (con 6 de los 17 concejales que tiene el consistorio) tras arrasar en las pasadas elecciones municipales y tras la incapacidad de Junts (3 concejales), ERC (3), PSC (2), la CUP (2) de llegar a un acuerdo de gobierno para formar un Frankenstein local. Sílvia Orriols ya está acostumbrada a dirigir Ripoll con la espada de Damocles encima, pero el ruido sobre una moción de censura ha ido tento en aumento que la duda parece que ya no es si habrá moción de censura o no, si no cuándo será.