Primer plano de Alejandro Fernández del PP catalán

Alejandro Fernández se erige en líder de la sociedad civil contra la amnistía

El PP catalán le deja sólo: ni Martín Blanco ni Daniel Sirera asisten a su conferencia

El presidente del PP catalán se ha erigido este jueves en líder la sociedad civil catalana que está en contra la amnistía. Alejandro Fernández pronunció una conferencia en el hotel Eurostars Gran Marina de Barcelona con el título: “El proceso separatista, 2ª parte: ¿Y ahora qué?”.

Al acto, con unas cuatrocientas personas, asistieron solo tres dirigentes de su partido: el exsecretario general y hombre de confianza, Daniel Serran; la diputada en el Parlament, Lorena Roldán, un fichaje también suyo; y la diputada en el Congreso María de los Llanos de Luna, además de algún cargo local.

Sin embargo, estaban todas las entidades de la sociedad civil opuestas al proceso: Sociedad Civil Catalana, Impulso Ciudadanos, S’ha acabat, Aixeca’t, Universitaris per la Convivència, Cataluña Suma, Profesores por el Bilingüismo, Universitaris per la Convivència, Politeia, Together for Freedom, entre otras. 

También, por cierto, la diputada de Ciudadanos Anna Grau. Pero, significativamente, nadie de su partido: ni el cabeza de lista en las últimas elecciones, Nacho Martín Blanco —Fernández, le cedió el puesto —; ni el alcaldable por Barcelona, Daniel Sirera; ni el secretario general, Santi Rodríguez; ahora diputado en el Congreso; entre otros.

Alejandro Fernández empezó diciendo que “siempre he creído en la disciplina y el orden dentro de los partidos” en alusión a las diferencias con Alberto Núñez Feijóo sobre el diálogo con Junts. 

Alejandro Fernández, en una conferencia en Eurostars
Foto:

Xavier Rius

Pero que “voy a seguir dando mi opinión” y que estaba en contra de los “titubeos, bandazos y ambigüedades”. Por eso expresó su apoyo a todas las medidas, incluso judiciales, que promueva el presidente del PP.

También advirtió que, con la amnistía, el proceso se convertía en un “desafío de dimensiones desconocidas” porque “están dispuestos a todo”. “Lo van a volver a intentar”, añadió.

Se da la circunstancia que, hace dos años, pronunció una conferencia en el mismo lugar y consideró que acertó porque “el proceso se ha trasladado a la política española” y pretende “erosionar las instituciones”.

No faltaron tampoco las alusiones ni al PSC ni a Urkullu. Sobre el primero elogió su papel en el 2017, pero afirmó que “ahora consiente todas las tropelías". Mientras que sobre el lehendakari dijo que su plan era una “independencia light, un Plan Ibarretxe dos".

Por eso terminó diciendo que la amnistía supone “una humillación sin precedentes a los servidores públicos y a los constitucionalistas catalanes” y que “hay que pararlo e hizo un llamamiento contra la amnistía “sin titubeos”. “No estáis solos” terminó ante un público que irrumpió en aplausos y coreó “presidente, presidente”.