Montaje de Carles Puigdemont y Pere Aragonès con unos tractores en blanco y negro de fondo

OPINIÓN

Lo siento, pero con aplaudir a los agricultores y hacerse la foto no basta

¿Quieren ayudar realmente al sector primario? Los que les está sucediendo tiene responsables claros, partidos que dan su apoyo a la actual legislación

Como nos gusta el postureo en Cataluña. Somos así, nos encanta salir a aplaudir, ir de manifestación, hacer un tuit reivindicativo y volver a casa con la sensación que somos unos revolucionarios. Creemos que al usar el hastag #RevoltaPagesa ya estamos ayudando al sector primario. Si además hemos salido a aplaudirlos a Barcelona y nos hemos hecho un selfie con un tractor, somos los justos herederos de los segadors catalanes.

Es triste, pero es así. Los agricultores y ganaderos dicen basta tras años de menosprecio de las instituciones y nosotros, que votamos a los partidos que los asfixian y compramos en Ametller Origen verduras de Marruecos, creemos que con un aplauso y hacer sonar el claxon estamos cambiando las cosas. No podemos hacer más, no encanta creer que somos los más antisistemas, cuando nadie representa la actual Unión Europea mejor que nosotros.

No hay lugar en España donde se paguen más impuestos, haya más trabas burocráticas y más cargos públicos inútiles que en Cataluña. Díganme una región de Europa que tenga un gobierno tan progre, tan de izquierdas y tan woke como el nuestro y que, a la vez, no haya invertido casi nada en renovables o en reaprovechamiento del agua. Ya está bien de utilizar cualquier causa para sentirnos bien sin hacer nada después.

El sector primario -agricultores, ganaderos y pescadores- no necesitan nuestros abrazos paternalistas. ¿De qué sirve decir que estamos con ellos si después hacemos todo lo contrario? Estos días estamos viendo como la prensa oficialista corre a explicarnos proyectos de productos de proximidad y temporada. A ver quién se apunta el tanto de estar más al lado de los agricultores. Ahora bien, son los mismos que han callado durante años mientras Europa usa la excusa de la agenda para llevarlos hasta el abismo.

Varios tractores en una carretera totalmente cortada en una protesta

Con eso no es suficiente

Lo siento, tampoco basta en ir a comprar a nuestra frutería de confianza, al mercado o al agricultor que también distribuye. Es evidente que es la mejor opción, sin ninguna duda. Por calidad, por confianza, por apostar por los de aquí y ayudar a nuestra economía productiva. Quizás no todos puedan y, aunque lo hicieran, no sería suficiente. El principal problema que tiene ahora nuestro sector primario es mucho más complejo e irá a peor en los próximos años.

Agricultores, ganaderos y pescadores sufren, por un lado, un aumento de costes como cualquier sector económico de España. La cadena de distribución los perjudica, ya que no marcan ellos mismos los precios. Aquí hay una parte del problema: el mercado funciona de arriba a abajo y el principal perjudicado es el productor.  Ellos, además, deben lidiar con una administración de espaldas a su sector y una regulación que se ha propuesto acabar con ellos. Es lamentable, pero es la verdad.

Foto de europapress de una tractorada del 2023 en protesta de las políticas agrarias

La regulación de nuestro sector primario depende de Europa y es allá donde los principales partidos dan apoyo a una agenda que quiere obligar a agricultores a cultivar menos y gastar más. Son los mismos que hace años que no permiten a los pescadores hacer su trabajo cuatro meses al año. Los responsables de que se pueda exportar fruta, verdura y pescado de otros países fuera de la UE donde no hay la misma regulación y, por tanto, tienen menos costes. 

De poco sirve aplaudir a los agricultores estos días si después se vota a los partidos que permiten que esto suceda. Compre producto de proximidad, comerá mejor y ayudará a los suyos. Pero con esto no basta. El problema es el sistema actual, donde la Generalitat y el Gobierno se excusan en Europa, mientras allá sus partidos votan a favor de asfixiar a nuestro sector primario. ¿Quieren ayudar de verdad a nuestros agricultores y pescadores? Empiecen a reclamar a su clase política que los defienda de verdad o plantéense su voto en las europeas de este junio.