Montaje de Ruben Wagensberg y Aurora Madaula

OPINIÓN

Carta abierta a Rubén Wagensberg y Aurora Madaula

Estoy convencido de tres cosas: vuestros problemas son reales, no es culpa vuestra en el fondo y a la vez tenéis mucho más en común de lo que pensáis

Queridos Aurora y Rubén,

Primero de todo, espero que os encontréis mejor de vuestros problemas de salud. Lo digo sinceramente, sin ironía alguna. Lo que os ha sucedido no es exactamente culpa vuestra, sino de unas estructuras de partido, los procesistas, que también os utilizaron durante un tiempo. Sé que los dos estáis de baja médica y que por esto ahora mismo la mesa del Parlament tiene dos mesas vacías en sus reuniones.

Tampoco pasa nada, el procesismo sigue teniendo mayoría y vosotros dos seguiréis cobrando unos 100.000 euros al año más las dietas libres de impuestos. Esta parte de la política ya la habéis descubierto: probablemente estáis cobrando mucho más que antes de ser diputados. Quizás es por este motivo que no se os pasa por la cabeza dimitir para centraros en vuestros problemas, que son distintos, pero tienen más en común de lo que pensáis.

Rubén y Aurora, os parecéis más de lo que creéis 

Tú, Aurora, acabas de descubrir que la política es algo más oscuro que ir a concentraciones a la puerta del TSJC y manifestarse los lunes impares de cada mes con los 'avis per la república'.  En la política hay egos, ideologías, batallas internas y liderazgos autoritarios. Ya te lo he dicho antes, no es culpa tuya: a ti te aseguraron que se haría la república y que Junts per Cataluña nacía para hacerla efectiva.

Montaje con un plano medio corto de Aurora Madaula hablando en la tribuna del Parlament y otro plano medio corto de Laura Borràs con la boca ligeramente abierta

Así entraste en el Parlament en 2017. Eras una de esas personas de "la sociedad civil" - qué perverso es este concepto- que llegó a la política catalana de la mano de Laura Borràs. Sin mojarse en ideología, solo para luchar por la independencia. Yo creo que en cierto modo te lo creíste, Aurora. Que era posible hacer un país con activistas, cantantes y payasos. Supongo que ahora ya te has dado cuenta de que no.

Tu partido -aún no te han expulsado-, Junts per Catalunya, es una máquina de egos, poder y colocar gente. Como los otros del cártel procesista, en definitiva. Y ahora que el Procés se ha acabado, ya no eres útil. Creo que ya lo has visto con tus propios ojos. Solo hay una cosa que te puedo reprochar: que estés de baja para ir al Parlament, pero no para estar en la ejecutiva de Junts del pasado lunes, cuando echaron a tu compañera. Creo que estas actitudes hacen daño a las instituciones catalanas y demuestran que lo más importante para ti ahora es tu batalla personal.

Junts per Cataluña utilizó tu nombre y te puso de vicepresidenta mientras dejaras hacer a los mayores. En el momento en que el contexto les ha permitido pactar con Sánchez lo han hecho. Lo de la independencia, Aurora, no es importante. Diría que no lo ha sido nunca para ellos, aunque tú pensabas lo contrario. Lo siento.

Plano medio de Ruben Wagensberg sentado en su escaño del Parlament riendo y mirando a cámara

Rubén Wagensberg reside en Suiza desde hace dos meses

Rubén, en tu caso parece que de momento tu partido está de tu lado. Es cierto que ERC te puso en la Mesa del Parlament para evitar que tuvieras más protagonismo en comisiones y discursos. Dicen las malas lenguas que tu activismo, tu verso libre, no era muy del gusto de los republicanos. También has descubierto a estas alturas que los partidos son empresas y que usan a los líderes sociales para los votos. Tú, Rubén, eras uno de ellos. Quedabas bien en las fotos y acercabas a ERC a sectores más de izquierdas que no eran nacionalistas.

Muchos estos días están riéndose porque has escogido Suiza y no un país más vinculado a tu ideología. Les entiendo: has jugado a la política y has exigido una coherencia que no predicas. Pero, al igual que Aurora, realmente no es tu culpa, te dejaron estar delante de Tsunami y ahora tienes miedo. Yo creo, al igual que tus abogados, que no tienen recorrido alguno las acusaciones de terrorismo y que serás uno de los beneficiados de la amnistía. Pero tú, que eres diputado desde 2017, eras de los que decían que estabas en el Parlament asumiendo cualquier consecuencia. En 2018 asegurabas que todos "estabais dispuestos a ir a prisión", concretamente.

Te defenderás diciendo que no esperabas a que la justicia española fuera "arbitraria". Mecachis, nos asegurasteis que se ganaría, que estaba todo atado. Yo entiendo que el ciudadano de la calle tenga ese discurso, pero tú eres político y deberíais haber previsto cualquier consecuencia. ¿O realmente creías que no habría ninguna respuesta?

Plano americano de Ruben Wagensberg en un atril promocionando la manifestación de Queremos acoger junto a otras personas que están a su lado

Dices que estás en Suiza no exiliado, sino preparando tu defensa. Que no piensas dejar el Parlament, porque "es lo que quieren". Deberías hacerlo, créeme. No tiene lógica alguna que un secretario de la mesa viva en Suiza por voluntad propia desde hace dos meses.

Os lo he dicho al principio, sé que no es culpa vuestra, Aurora y Rubén. No sois políticos, sino activistas que lleváis en el Parlament en 2017. Ahora, el contexto político se ha girado en vuestra contra por motivos distintos, pero habéis optado por la misma solución. Estoy convencido de que vuestros problemas de salud son reales, pero, si lo pensáis fríamente, os están sucediendo cosas que eran probables y que iban con el cargo, que se dice.

Aurora, así funcionan los partidos políticos, no es ninguna novedad. Rubén, tú mismo hablabas de ir hasta las últimas consecuencias hace unos años. O se hace política o activismo. Ya habéis comprobado que las dos cosas no acaban bien. Y el problema real es que vosotros acabaréis olvidados, pero los partidos procesistas irán a buscar a otros de vuestro perfil para mantenerse en el poder.

Atentamente.