Montaje de unos cruasanes normales uno encima del otro y un cruasán de calçot pixelado

LO +

El extraño sabor de cruasán elaborado en Barcelona que arrasa en las redes

El cruasán con sabor a calçot es una curiosa elaboración que solo puede encontrarse los fines de semana en una panadería catalana

Las palabras calçot y cruasán parecen no tener mucha relación entre sí. Pero la imaginación culinaria no tiene límites y una pastelería de Barcelona ha preparado una receta con un resultado sorprendente. Se trata de un cruasán artesano de mantequilla de color carbón y bien relleno de salsa romesco.

Todo casero, elaborado de forma artesanal en la panadería La Cantonada de Barcelona. No cabe duda de que es un producto sorprendente y que no dejará indiferente a los clientes que se animen a probarlo. Esta elaboración no puede comprarse cada día y tan solo está a la venta de viernes a domingo, para celebrar el fin de semana de una forma original.

El calçot y el cruasán, novedosa combinación

Normalmente, el calçot se come solo cocinado a la brasa y se moja en la salsa romesco. Después de los calçots, se acostumbra a comer carne y se culmina el tiberio con crema catalana y naranjas. Por su parte, el cruasán tiene múltiples versiones y adaptaciones, pero internacionalmente es conocido por su sabor dulce original.

Del básico, se puede pasar a los de chocolate, a los de otros sabores dulces y hasta los salados. De salchicha, de jamón dulce y queso o de atún, son algunos ejemplos de cruasanes salados. El de calçot ha llegado como una novedad en una panadería que, tal como se puede ver en sus redes sociales, se reinventa de forma constante.

Ahora bien, el de calçot es probablemente el cruasán más catalán y original visto hasta el momento. Con esta combinación solo pueden pasar dos cosas: o que lo amen o que lo odien.

Una mezcla solo apta para atrevidos

Sea como sea, solo podrán saberlo los más atrevidos, los que se lancen a probar esta combinación apenas vista con anterioridad. Parece que la moda de integrar el sabor de calçot con otro alimento está de moda. Un ejemplo claro de ello es la pizza de calçots y salsa romesco que ha sacado a la venta Ametller Origen.

En este caso, la mayoría de comentarios alaban la combinación. Pero todas estas propuestas no son más que ideas, los más conservadores podrán seguir disfrutando de un calçot y un cruasán por separado. Y que inventen otros.