Montaje de fotos de un El Corte Inglés y, al lado, la imagen de un cartel de 'sobaos' mal traducida al catalán
LO +

Cachondeo en redes por un cartel de El Corte Inglés de Barcelona

La traducción del castellano al catalán no ha dejado indiferente a nadie y deja en evidencia el error de la cadena de supermercados

Los traductores automáticos son un gran invento. Eso sí, debes saber utilizarlos si no quieres que te hagan pasar un mal rato. Sobre todo, si lo que traduces tiene que exponerse después en un lugar público u oficial.

Recientemente, el traductor automático le ha jugado una mala pasada a la persona encargada de imprimir en El Corte Inglés. Y es que un cartel de los tradicionales ‘sobaos’ ha sido traducido al catalán como “toquegeu-vos”. Un hecho que ha desatado todo tipo de comentarios satíricos en Twitter.

“Toquegeu-vos”, la cita que se puede leer en la etiqueta. O lo que viene siendo lo mismo, tocaos en catalán; o sobaros en castellano. Está claro que la traducción tiene algo de sentido, ya que todo va de contacto.

El problema llega cuando se le da ese nombre a un bizcocho, y no se está hablando del acto de tocar en sí. Las bromas no han tardado en llegar y las redes se han inundado de comentarios con graciosa traducción.

“¡Alegrías del bilingüismo!”, señalaba un usuario. “Yo los compraría”, apuntaba otra. “Lo que no puedo entender es que nadie se dé cuenta”, escribía otro un poco más indignado por lo sucedido. 

No es la primera vez que ocurre, el mango tropical también tuvo su versión

Tal y como se desprende de la imagen que se ha compartido en internet, en el cartel se lee la palabra de la discordia, el nombre del supermercado y el precio.

Al parecer esta no es la primera vez que pasa, ya que en el tuit se explica que ya había pasado en otras ocasiones. Entonces no fueron los sobaos los protagonistas, sino el mango como fruta.

El mango tropical se tradujo como ‘mànec tropical’. Sin lugar a dudas, también generó risas entre los compradores que se dieron cuenta.

Después de estos fallos garrafales a ojos de un supermercado profesional y de cualquier filólogo, seguro que, a partir de ahora, tendrán más cuidado. Traducir y cuidar el lenguaje es importante, ya sea para la etiqueta de un alimento o para un cartel de grandes dimensiones.