Xavi Hernandez, con los brazos en cruz

FÚTBOL

Frenkie de Jong y sus 3 amigos, contra Xavi Hernández: motín en el vestuario del Barça

El entrenador del FC Barcelona parece que está en el punto de mira del neerlandés y de tres futbolistas más

Xavi Hernández no está pasando por su mejor momento en el Barça, y los resultados así lo demuestran. El de Terrassa tiene al FC Barcelona en la tercera posición en el campeonato, pero ya con 5 puntos de margen sobre el Real Madrid y 7 sobre el Girona FC. Estos datos demuestran que la situación está complicada.

Al catalán parece que ya no le sirve la excusa de que el Barça es un equipo que está "en construcción". Lo cierto es que el hecho de haber ganado LaLiga la pasada temporada hace que este punto no esté a favor de Xavi. Esto, más bien, parece que se ha convertido en una crisis en todos los sentidos para el FC Barcelona.

Estos problemas se pueden agravar más si cabe con los últimos acontecimientos que han tenido lugar. Y es que no es plato de buen gusto tener que lidiar con una plantilla como la del Barça en una situación como esta. En este tipo de situaciones, pueden salir las ovejas negras del corral, y parece que así han sido.

En concreto, son cuatro las figuras que han salido del vestuario que no tienen buena vibra de Xavi. Uno de ellos es Frenkie de Jong, que siempre ha tenido sus más y sus menos con el míster del Barça. Sin embargo, a él parece que se le han unido tres veteranos que pueden definir el futuro del catalán en el FC Barcelona.

Ter Stegen, Lewandowski, Gündogan y De Jong: ¿el grupo anti-Xavi?

Junto a Frenkie de Jong, los otros tres jugadores que no terminan de estar de acuerdo con las ideas de Xavi son: Marc-André Ter Stegen, Ilkay Gündogan y Robert Lewandowski. Estos cuatro son conocidos como el clan nórdico del Barça y los tres tienen una gran experiencia en el campo.

Frenkie De Jong mirando a Ilkay Gündogan con la camiseta del Barça
Frenkie de Jong e Ilkay Gündogan, en contra de algunas decisiones de Xavi | Europa Press

Por ese motivo, son una voz muy autorizada para hablar tanto dentro como fuera de los vestidores. No obstante, esto le puede jugar una mala pasada al técnico del FC Barcelona, tal y como pasó hace varios años con los Piqué o Busquets, entre otros. Un ejemplo de una situación conflictiva entre este cuarteto y Xavi fue la última convocatoria de Champions frente al Amberes.

La lista se dio de forma oficial el lunes y dejo fuera del partido a hombres importantes en el esquema del Barça. Iñigo Martínez, Gavi (evidentemente, por lesión), Ronald Araújo y a los cuatro anteriormente mencionados: De Jong, Ter Stegen, Lewandowski y Gündogan. Para el míster, todos estos futbolistas eran titulares indiscutibles en su once.

No obstante, el de Terrassa quería reservarlos para partidos más importantes, como en LaLiga, aún sin haberse asegurado el liderato del grupo. Aunque son líderes en su grupo, solo tienen 3 puntos de ventaja sobre el segundo y el tercero, el Oporto y el Shakhtar. Por lo tanto, si querían un cruce más favorable, tenían que ganar sí o sí.

Eso lo sabían los cuatro, por lo que presionaron a la directiva para que se los llevaran, lo que también hicieron Laporta y Deco a Xavi. El de Terrassa cedió, convocando a Araújo, Gündogan y Lewandowski, pero dejando fuera a De Jong por fiebre. Los tres que sí fueron convocados podrían incluso jugar algunos minutos en Bélgica.

¿Discrepancias en el vestuario?

Lo cierto es que este último ejemplo significa que la relación entre los jugadores y Xavi no está en su mejor momento. Tanto Ter Stegen como Gündogan, Lewandowski y De Jong no entienden o comparten algunas decisiones del entrenador del Barça. Aun así, siguen siendo titulares indiscutibles para el de Terrassa.

Xavi Hernández se muerde el labio
Xavi no tiene contentos a muchos en el vestuario con sus decisiones | Europa Press

De hecho, el técnico del Barça ha llegado a alabarles en muchos momentos de la temporada. Pero el clan nórdico no es el único que tiene dudas acerca de la planificación de los partidos, pues ciertos directivos también tienen dudas. Lo cierto es que Xavi necesita complicidad para encontrar soluciones y, de momento, no tiene ni lo uno ni lo otro.