Montaje con panes redondos, una imagen difuminada de pan de calçot e interrogantes blancos

ACTUALIDAD

El nuevo pan que divide a toda Cataluña: 'Ponme seis docenas'

El pan es un alimento versátil que acepta diversas elaboraciones como la de los calçots con salsa romesco

Pan y calçots, no tiene por qué salir mal. Siempre se ha dicho que cocinar es una forma de crear. Los cocineros de nivel son gente creativa que usan sus ideas para crear nuevos platos.

Pues de esta invención, llega el pan de calçots. Sí, hace unos días también recogimos la idea de Ametller Origen de hacer unas pizzas de calçots y salsa romesco. Nada que ver con la creación del nuevo pan.

Se trata de un pan de calçots con polvo de romesco que han publicado en el perfil de X @EtFelicitoFill. No es un pan habitual en las estanterías de las panaderías, por lo que el revuelo en las redes sociales ha sido considerable.

Hay gustos y opiniones de todo tipo. Y todo ello se refleja en los comentarios a la publicación. Lo que está claro es que los calçots no dejan indiferente a nadie.

Calçots en la masa, el nuevo invento de las panaderías

Lo cierto es que la mayoría de personas alaban esta nueva idea culinaria con calçots. De hecho, algunos piden hasta seis docenas para disfrutar de este pan de calçots tan catalán.

Otras, piden con insistencia saber dónde se puede comprar este ejemplar. Pero, por si pensabais que ya estaba todo inventado en el mundo de los calçots, todavía queda otro producto más curioso, si cabe.

Calçots también en croissants

El croissant de calçots con romesco. Para gustos colores, aunque es difícil imaginarse este tipo de bollería con el sabor de una cebolla. También los hay de salados, como el típico de jamón dulce y queso.

Ahora bien, atreverse con el pan de calçots es ya otro nivel. Habrá que ver si los comensales aprueban la idea del pan y del croissant y, de ser así, si triunfa.

El pan de calçots cambia el ritmo de los encuentros

Ahora es época de calçots y es típico comerlos a la brasa junto con carne y naranjas y crema catalana de postre. Esta es la tradición, pero parece que ser tradicional ya es aburrido.

Por lo que, si te invitan a una calçotada, lo mejor es que cambies tu aportación. Lleva un pan o un croissant de postre con el sabor de calçots. No sabemos si gustará, pero triunfarás por la curiosidad que producen, seguro.

Calçots, los reyes de las barbacoas en invierno

Los calçots son un tipo de cebolla que se comen de forma tradicional en todas las ciudades catalanas. Suelen citarse grupos de amigos para disfrutar de los calçots y, así, aprovechar un día en compañía.