Fotomontaje con una parada del mercado de La Boqueria de Barcelona de frutas y una redonda roja al frente con una pera difuminada y tres interrogaciones

ACTUALIDAD

La conocida fruta cultivada en Cataluña que podría desaparecer muy pronto

La producción de pera se ha visto atacada por un hongo que podría causar que una provincia catalana deje de comercializarla

Gerona, conocida por su producción de peras de alta calidad, se enfrenta a una crisis que amenaza la existencia de esta fruta. La llegada del hongo Stemphylium ha provocado estragos en el cultivo de pera, dejando a los agricultores en una situación precaria. Y, a su vez, poniendo en riesgo una tradición de pera que se remonta décadas atrás.

Según Xavier Bosch, gerente de Blaufruit, el futuro de la pera en Gerona es sombrío. "En varios años se dejará de hacer pera", expresó Bosch, reflejando la gravedad de la situación. La propagación del hongo Stemphylium se ha agudizado por las condiciones húmedas del suelo.

La pera corre el riesgo de desaparecer en Cataluña

Por lo que ha llevado a una pérdida significativa de cosechas. Concretamente, la empresa ha experimentado la destrucción de una cuarta parte de sus frutos el año pasado. Esta crisis ha llevado a algunos agricultores a abandonar la producción de peras y optar por el cultivo de manzanas como alternativa.

Sin embargo, para aquellos que aún están comprometidos con la producción de peras, la batalla contra los hongos es desafiante. Ya que carecen de herramientas efectivas para combatir esta amenaza.

Ante este panorama, el Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA) y la Universidad de Gerona están trabajando arduamente para encontrar soluciones. Colaborando en la búsqueda de técnicas para controlar los hongos y desarrollando métodos para predecir su aparición en las peras.

Gerona podría perder los cultivos de pera

Todos estos esfuerzos buscan proporcionar a los agricultores las herramientas necesarias para proteger sus cultivos y preservar la pera del territorio. La producción de peras en las comarcas gerundenses ha experimentado una drástica disminución en la última década, pasando de alrededor de 12 000 toneladas a solo 4000 toneladas.

Aunque el 95% de la producción de peras de Gerona proviene de Blaufruit, todavía existen pequeños agricultores. Concretamente en las zonas de Armentera y Bescanó, donde continúan cultivando esta fruta y luchando contra viento y marea para mantener viva esta tradición.

En resumen, la situación actual plantea un desafío existencial para la industria de la pera en Gerona. Sin embargo, con el compromiso de los agricultores y el apoyo de la comunidad científica, hay esperanza de que se puedan encontrar soluciones. El objetivo primordial es el de proteger este patrimonio agrícola y asegurar un futuro para las peras de Gerona.