Montaje de fotos de un hombre descorchando cava en una administración de lotería nacional y, al lado, una imagen del sorteo con un décimo sin números abajo

SOCIEDAD

Los décimos de Lotería que necesitas para tener la mitad de posibilidades de ganar

Si quieres tener más opciones de que te toque el Gordo de Navidad, estás obligado a comprar muchos décimos

El Sorteo de la Lotería de Navidad, a escasas semanas de celebrarse, siempre genera enormes expectativas de poder conseguir el Gordo, tan ansiado por millones de jugadores. Todos ellos, cuando compran décimos de lotería en las diferentes administraciones de todo el país, tienen un objetivo y no es otro que llevarse un dineral de premio.

A sabiendas de que es una opción muy complicada de producirse, estos jugadores no cesan en su empeño. Y es que la probabilidad de que te toque un premio del Sorteo de la Lotería de Navidad si compramos un solo décimo es de 1 entre 100000. O lo que es lo mismo, un 0,00001 % de probabilidades.

Eso sí, si queremos aumentar nuestras opciones hasta el 50 % de probabilidades de ganar uno de los tres primeros premios, hagamos caso al matemático Luis José Rodríguez. Este ha charlado con el Diario As y ha resuelto la duda de muchos jugadores, que se basa en comprar miles de décimos.

Desvelan los décimos que deberías comprar si quieres tener un 50 % de opciones de que te toque el Gordo

Luis José Rodríguez es catedrático de Didáctica de la Matemática de la Universidad de Oviedo y vicepresidente segundo de la Real Sociedad Matemática Española (RSME). Nos indica que debemos comprar 20.650 décimos para tener un 50 % de opciones de llevarnos el Gordo. Para ello deberíamos de gastar 413.000 €, más que el Gordo.

Por ello, haremos una inversión en balde si nos toca el gran premio, sabiendo que este 50 % de opciones también englobaría llevarse el segundo o el tercer premio. Además, Hacienda nos va a quitar una parte considerable en impuestos, 72.000 € en caso del Gordo, 17.000 en un segundo premio o 2.000 en el tercero.

Con todo, lo más rentable económicamente es encomendarse a la suerte y esperar a que, aunque apenas compremos un par de décimos, suene por fin la flauta. Y que, de una vez por todas, nos hagamos millonarios y nos cambie la vida en un abrir y cerrar de ojos. Ahora, solo queda que llegue el 22 de diciembre y empiece a girar el bombo.