Montaje con un primer plano de Sílvia Orriols y la foto de una calle de Ripoll con una mujer musulmana de espaldas de fondo

POLÍTICA

La Síndica de Greuges investigará a Sílvia Orriols por el caso de los empadronamientos

Hay más ayuntamientos que lo hacen

Sigue la polémica por las trabas que pone el ayuntamiento de Ripoll a los inmigrantes para empadronarse. El Govern y la prensa subvencionada acusan a Sílvia Orriols de saltarse la ley que obliga a los ayuntamientos a registrar a todos los recién llegados sin excepción. La alcaldesa de Ripoll asegura estar cumpliendo su programa electoral dentro de los márgenes de la ley.

El Periódico destapó el caso y el Govern salió al paso animando a los afectados a denunciar para poder perseguir al ayuntamiento por discriminación. A la persecución se suma también la Sindicatura de Greuges, que analizará el caso de los empadronamientos. Apuntan a una posible “ilegalidad”, y quieren investigarlo.

El Periódico denunció que las trabas al registro impide el acceso a la sanidad y la educación y que por lo tanto es una vulneración de derechos básicos. Pero también reconocía que los centros médicos y educativos hacen la vista gorda y ofrecen sus servicios igualmente. Lo cual lleva a algunos a preguntarse quién se está saltando la ley.

La Síndica se suma a la campaña

El aparato antiorriols se ha puesto en marcha y con la acción de la Síndica estrechan aún más el cerco sobre la alcaldesa de Ripoll. El detonante ha sido el artículo de El Periódico, en el que denunciaban el caso de una familia marroquí y una decena de familias más. La Sindicatura de Greuges ha reabierto un estudio para analizar las trabas de los consistorios a los ciudadanos que quieren empadronarse.

Pero el caso de Ripoll no es aislado, y hay más municipios catalanes que dilatan los plazos de inscripción. Según la ley, los ayuntamientos tienen un máximo de tres meses para empadronar a los recién llegados, y esto es lo que está haciendo el ayuntamiento de Ripoll. También otros ayuntamientos de distinto signo.

Como Canyelles, (Garraf), y Martorell (Barcelona) y Premià de Mar (Barcelona), gobernados por Junts per Catalunya. La Sindicatura lleva meses recibiendo quejas por las trabas a la hora de empadronar, pero no ha sido hasta ahora que ha decidido actuar. Ahora aseguran que harán una investigación a fondo sobre la cuestión.

La inmigración a debate

El caso de los empadronamientos es solo una parte más del debate a gran escala sobre la inmigración que está marcando la agenda política en Cataluña. Un debate surgido sobre todo por el cambio de posicionamiento de Junts. El partido de Carles Puigdemont se ha puesto firme con la inmigración para competir electoralmente con Aliança Catalana.

El viraje de Junts es un síntoma más de que algo está cambiando en Cataluña. Los medios cada vez se abren más a hablar sobre el tema y a abordarlo sin complejos desde diferentes perspectivas. El tema de la inmigración ya no es un tabú, pese al silencio mediático y el sesgo ideológico impuesto desde el Govern y sus medios afines.