Montaje de Pedro Sánchez con Pere Aragonès

POLÍTICA

Pere Aragonès, segundo plato

ERC ha dejado de ser el socio preferencial de Pedro Sánchez

Pere Aragonès y Pedro Sánchez han sellado estas últimas horas un acuerdo para la futura ley de amnistía que allana el camino para la investidura. En su competencia con Junts, ERC se había esforzado en marcar un perfil duro en las negociaciones. Pero una vez conocido el sí de Puigdemont, los republicanos también han cedido.

El PSOE y ERC han emitido un comunicado conjunto para anunciar el pacto. Los socialistas anunciarán a lo largo de esta semana nuevos acuerdos con sus socios. La intención es investir a Pedro Sánchez la semana que viene, probablemente el miércoles 8 de noviembre.

Pese a la gesticulación de ERC, está claro que lo que ha desencallado la legislatura ha sido el acuerdo entre el PSOE y Carles Puigdemont. ERC deja de ser el socio preferencial de Pedro Sánchez, cuyo gobierno dependerá ahora de los designios de Waterloo. Y esto deja en mal lugar a Pere Aragonès en su particular lucha por la hegemonía del independentismo en Cataluña.

ERC cuela al Tsunami en la amnistía

Esquerra ha anunciado un acuerdo con el PSOE sobre la ley de amnistía para avanzar en el pacto final de investidura. Los republicanos han conseguido colar en la amnistía a los investigados por causas relacionadas con Tsunami Democràtic y los CDR. El anuncio llega horas después de que el Govern reclamara la inclusión de “todos los represaliados” en la medida de gracia. 

Plano medio de un manifestante independentista con una máscara estilo luchador mexicano con los colores de la bandera estelada

El acuerdo entre ERC y PSOE ha sido posible tras una breve llamada de teléfono entre Pere Aragonès y Pedro Sánchez. El President ha exigido como condición que la ley de amnistía no mencione el carácter delictivo del referéndum del 1-O. Tanto Aragonès como Pedro Sánchez han mostrado una “voluntad de desbloquear” la legislatura.

Socialistas y republicanos han alcanzado el acuerdo de madrugada y sin golpes de efecto. Algo que contrasta con la solemnidad de la reunión que tuvo lugar este lunes en Bruselas entre el número tres del PSOE, Santos Cerdán, y la cúpula de Junts encabezada por Carles Puigdemont. Pere Aragonès parece quedar así como el segundo plato de Pedro Sánchez.

La irrelevancia de Esquerra

Lo peor para ERC es la sensación de irrelevancia en la que queda en comparación con el protagonismo de Junts. Pere Aragonès no ha conseguido hacer valer su posición institucional de President de la Generalitat para situarse en la cabeza de las negociaciones. Y los republicanos han ido siempre a rebufo de Waterloo, tanto en la imagen como en el relato.

La última demostración de que Aragonès ha perdido la batalla, es que el lunes el PSOE se refirió a Carles Puigdemont como president. La inminencia de la amnistía ha desatado la euforia en Junts. El golpe de efecto de la vuelto de Puigdemont a Cataluña y el declive de Pere Aragonès despejan el camino de los postconvergentes hacia la Generalitat.

Si nada cambia, las elecciones catalanas serán en 2025. La única baza que le queda ahora a Pere Aragonès es arrancar al PSOE compromisos en materia fiscal y de traspaso de Rodalies y que se hagan efectivos antes de la cita electoral. Algo que maquillaría al menos la irrelevancia de ERC tanto en Madrid como en Cataluña.

➡️ Política

Más noticias: