Primer plano de Carles Puigdemont visiblemente preocupado

El Parlamento Europeo hace la vista gorda con Puigdemont

Desde hace diez meses sabe que no debería ejercer de diputado porque no acató la Constitución

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont -junto con Toni Comín y Clara Ponsatí- están en una especie de limbo jurídico porque no han adquirido “la adquisición de condición de diputado” del Parlamento Europeo, según ha denunciado el líder de Ciudadanos y eurodiputado Adrián Vázquez.

El anterior presidente, el italiano David Sasoli, que falleció en el 2022 con 65 años, permitió que asumieran el acta, aunque no habían acatado la Constitución española, requisito según la legislación electoral vigente

Adrián Vázquez, que es también presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Europarlamento, pidió a su sucesora, Roberta Metsola, que actuara. 

Metsola envió entonces una carta a la Junta Electoral Central y esta respondió “de manera tajante y clara” según el presidente de Ciudadanos, que “ninguno de ellos había acatado la Constitución española”, condición sine qua non.

Ahora ha enviado ahora una nueva carta a la presidenta de la cámara pidiéndole que actúe porque este requisito es “de obligado cumplimiento recogido en el artículo 224.2 de la Ley Electoral”.

En el caso de tramitarse, los tres escaños deberían permanecer “temporalmente vacantes hasta que se cumpla el requisito”, es decir, suspenderlos de sus funciones. La medida incluiría el derecho a voto, la retribución económica y presupuesto para ejercer de diputados.

Adrián Vázquez, que ya fue una pieza fundamental por su cargo para la retirada de la inmunidad a Puigdemont, pide por carta que “deberían ser suspendidos inmediatamente hasta que regularicen su situación”

La petición de Ciudadanos; sin embargo, llega, en plena negociación por la investidura y cuando la presidenta de la cámara no ha hecho nada desde el pasado mes de noviembre.

Puigdemont lleva diez meses de propina como eurodiputado