Montaje con un primer plano de Dolors Feliu gritando con cara de enfadada y un plano medio de Puigdemont mirando hacia Dolors Feliu con cara de incredulidad. De fondo, varias banderas esteladas en la manifestación independentista
POLÍTICA

La guerra dentro de la ANC sube de tono

La lista cívica abre un enfrentamiento entre exdirigentes de la entidad independentista

La guerra civil dentro de la ANC es ya un hecho, y el enfrentamiento entre exdirigentes de la entidad por la lista cívica va a más. Una agrupación de exsecretarios nacionales de la ANC han cargado duramente contra la reunión de exdirigentes críticos con la lista cívica. El debate de fondo es si la entidad debe presentarse a las próximas elecciones catalanas.

La polémica surge porque varios exdirigentes y fundadores de la ANC convocaron una reunión para debatir la propuesta de la lista cívica. Consideran que la Assemblea nació con vocación de liderazgo de la sociedad civil, no para competir electoralmente con los partidos. Critican a la dirección encabezada por Dolors Feliu y proponen recuperar el músculo para volver a movilizar a las bases independentistas.

Pero varios exdirigentes de la etapa de Elisenda Paluzie, partidarios de la lista cívica, han cargado duramente contra la reunión. “Quizás en 2012 podíamos hablar de transversalidad, de colaboración entre los partidos y la población. Lo cierto es que llegamos muy lejos, pero los partidos no cumplieron sus compromisos”, han afirmado.

En defensa de la lista cívica

Estos exdirigentes parten de la premisa de que “los partidos han fallado” y de que estos son “los responsables de traicionar su obligación comprometida con el pueblo de Cataluña”. Acusan a los partidos de utilizar la independencia “para ganar votos y tener más sillas”. Pero no para “preparar un nuevo embate o crear estructuras de estado”.

Creen que no se puede esperar nada de los partidos, y “lo que tenemos que hacer es crear un marco que lleve a presentar una lista a las próximas elecciones al Parlament”. El único objetivo, afirman, “es la independencia”. Por todo esto, apoyan la lista cívica y critican a los exdirigentes que se oponen a ella. 

Por su lado, la presidenta de la ANC, Dolors Feliu, ha defendido la lista cívica y ha puesto encima de la mesa los nombres de Clara Ponsatí y Josep Costa. Ha afirmado que la línea roja serán las políticas autonomistas. Quieren plantear las elecciones como un plebiscito sobre la independencia de Cataluña.

División del independentismo

La militancia votará sobre la lista cívica en una consulta del 1 al 14 de marzo. Hasta entonces, la dirección de la ANC ha organizado una serie de charlas y conferencias para explicar la propuesta. Inesperadamente se han encontrado con un sector importante que quiere frenar el impulso de la lista cívica.

Plano medio de Dolors Feliu en la manifestación del 11 de septiembre de 2023 sujetando una pancarta azul y alzando su brazo derecho haciendo la señal de las 4 barras de la senyera con los dedos

Su planteamiento es de fondo, y es que la Assemblea Nacional Catalana no nació como una plataforma política sino como cívica. Entienden que su papel debe ser el de movilizar al margen de las disputas políticas, que conciernen a los partidos. Por eso proponen una hoja de ruta que saque a la ANC de la paralización en la que lleva tiempo atrapada.

Pero además hay también una preocupación por el perjuicio que puede suponer una cuarta lista independentista en las elecciones. Las encuestas dicen que el soberanismo quedaría ahora mismo lejos de la mayoría absoluta, y temen que la lista cívica divida aún más el voto. Si algo queda claro, es que la división dentro de la ANC no es más que el reflejo de la fractura del propio independentismo.