Imagen de la manifestación del 11 de septiembre con Dolors Feliu en la primera fila agarrando la pancarta. De fondo, decenas de personas con banderas esteladas
POLÍTICA

La cuarta lista indepe al Parlament, más cerca

La ANC lidera al independentismo indignado

Las entidades independentistas llevan tiempo amenazando a los partidos con presentar una lista cívica en las próximas elecciones. La Assemblea Nacional Catalana (ANC) lidera estos sectores frustrados por el fracaso del Procés e indignados con sus líderes políticos. Su receta es la movilización de la sociedad y la declaración unilateral de independencia.

La crisis del proceso se evidenció primero con el movimiento abstencionista en las últimas generales del 23-J. Los independentistas indignados consiguieron su objetivo de infligir un severo castigo a ERC, Junts y la CUP. Pero ahora quieren que esa indignación se traduzca en resultados políticos concretos.

Únete al boletín de E-NotíciesLas NOTICIAS DE VERDAD
Unirme

En la conmemoración del 1 de octubre, este domingo, la ANC ha vuelto a marcar el camino del independentismo radical contra los partidos tradicionales. Su presidenta, Dolors Feliu, llamó “trampa” a la amnistía y propuso declarar la independencia al día siguiente. La cuarta lista indepe está cada vez más cerca.

Lista cívica contra los partidos

La presidenta de la ANC, Dolors Feliu, ha dicho que “si el Congreso aprueba una ley de amnistía, el mismo día que se apruebe en el Parlament debe retumbar la independencia”. Y ha añadido que “si el Govern y este Parlamento, con el 52% de votos independentistas, no se atreven a hacerlo o no quieren, que convoquen elecciones y den la voz a un parlamento libre escogido por un pueblo sediento de libertad”.

Manifestación independentista con gente llevando camisetas azules y banderas esteladas

El mensaje de Feliu es claro, “si los partidos no quieres hacer la independencia, que convoquen elecciones”. Unos comicios en los que la ANC pretende encabezar la lista cívica formada por entidades soberanistas y figuras de la sociedad civil. Sería toda una afrenta para unos partidos (ERC, Junts y CUP) en pleno declive.

Feliu afeó a los partidos la resolución aprobada esta semana en el Parlament, donde piden la amnistía y el referéndum. Para la ANC, ni siquiera el referéndum tiene sentido porque el pueblo ya votó el 1 de octubre de 2017. Por lo tanto, según su planteamiento, lo único que tienen que hacer los partidos es hacer efectivo ese mandato popular.

Mal rollo entre entidades

El sector de la vía unilateral está encabezada por la ANC y arrastra a los sectores radicales de ERC, Junts e incluso del Consell de la República de Carles Puigdemont. En el otro lado están los partidos, como ERC y Junts, más allá de su guerra personal. En el medio quedan otras entidades como Òmnium Cultural.

Su presidente, Xavier Antich, fue abucheado en el acto de conmemoración del 1 de octubre, convocado por el Consell de la República. El motivo de los silbidos no fue otro que defender la amnistía. Y es que dentro del bloque del independentismo radical, cualquier cosa que no sea la vía unilateral es visto como una traición.

De todos modos, la ANC es una entidad afín a Junts y a Puigdemont, y confían en imponer sus postulados en las negociaciones por la investidura. Su voluntad es que Junts rompa las negociaciones y bloquee la legislatura española. Esto añade más presión al líder procesista en un momento clave de la negociación.