Foto del pleno del Parlament de Catalunya mientras se vota el presupuesto para 2024

POLÍTICA

Cómo sería el Parlament de Catalunya si cada voto contara igual en las elecciones

Junts perdería 4 diputados, ERC bajaría aún más y Aliança Catalana sería la gran beneficiada

El sistema electoral marca que los 135 diputados del Parlament de Catalunya se dividen en 4 circunscripciones. En Barcelona se reparten 85 diputados, en Tarragona 18, 17 en Girona y 15 en Lleida. No es una división perfecta, ya que las tres provincias más pequeñas cuentan con más diputados por habitante que Barcelona. Dicho de otra forma, es más barato sacar un diputado en Girona, Lleida o Tarragona que en la circunscripción de la capital.

La idea es que los territorios menos poblados sigan teniendo peso en el Parlament. Sin una ley electoral catalana -los partidos no se han puesto de acuerdo en 40 años- este sistema hace que algunas formaciones obtengan más diputados con menos votos, sobre todo aquellas con buenos resultados en las tres demarcaciones pequeñas. 

Montaje de todos los jefes de listas que se presentan a las elecciones en Catalunya

Además, si uno no obtiene el 3% de los escaños en la demarcación, queda fuera de la repartición de diputados. Le ha pasado a Aliança Catalana a Barcelona, que se quedó con un 2,87%, a solo 6.000 votos de sacar, al menos dos escaños más. En Tarragona, por ejemplo, a la práctica se necesita un 4,5% porque 'solo' hay en juego 18 diputados.

Cómo sería el Parlament con una sola circunscripción

¿Qué hubiera pasado si Cataluña fuera una sola circunscripción? ¿Cuál habría sido el resultado? Si cada voto contara igual, el resultado habría variado un poco y la gobernabilidad sería casi imposible. Vamos a ver los resultados:

Cómo habría quedado el Parlament con una sola circunscripción

PartidoEscaños
PSC40
Junts31
ERC19
PP16
Vox11
Comuns 8
CUP5
Aliança Catalana5

Junts per Catalunya perdería hasta 4 diputados, ya que fue el partido que mejor optimizó sus resultados. A Junts cada escaño le 'costó' 19.212 votos, mientras que a Aliança Catalana fueron 58.964 votos. Esto es por su buen papel en Tarragona, Lleida y Girona, donde sacó 17 escaños de sus 35. En cambio, Aliança se quedó a las puertas de Barcelona, con 67.405 votos que no le valieron ningún diputado.

El segundo partido que mejor optimizó los resultados fue el PSC. Cada diputado a Salvador Illa le costó 20.633 votos, mientras que a ERC 21.553. Son cifras muy similares y muy alejadas de las de Orriols, que le perjudicó enormemente quedarse al borde de sacar diputados de Barcelona.

El PSC también perdería 2 diputados, mientras que ERC quedaría con 19. Subirían los Comuns 2 diputados más y el PP, que llegaría a los 16. Lo curioso del caso es que el tripartito se quedaría con 67 diputados, de modo que no tendría mayoría absoluta. El procesismo -la suma de Junts, ERC y la CUP- tendría tan solo 55 diputados.

La gran beneficiada sería Sïlvia Orriols, que tendría grupo propio en el Parlament de Catalunya, aunque le duraría poco. Con una sola circunscripción, la repetición electoral sería inevitable.

➡️ Política

Más noticias: