Plano medio de dos personas, una de ellas es German Bagaev. La foto está casi toda pixalada excepto la cara de Bagaev

POLÍTICA

¿Cómo un preso ha podido dirigir una célula yihadista desde una cárcel catalana?

En E-Notícies hemos preguntado cómo German Bagaev, que tenía una orden de expulsión, podía liderar una facción terrorista mientras estaba bajo custodia de la Generalitat en Brians 2

Este martes se conocía una nueva operación antiterrorista contra el yihadismo en España. Cinco personas fueron detenidas en varias localidades catalanas y también en Mérida, acusadas de formar parte de una célula yihadista. Uno de ellos es German Bagaev, a quien Mossos d'Esquadra y Guardia Civil atribuyen el liderazgo de esta facción islamista. Tenía una orden de expulsión desde el año 2022 tras ser detenido en 2019 por llevar armas en su coche -ElCaso explica que tenía intención de matar a un hombre-.

Este presunto terrorista es de nacionalidad rusa y se le vincula al yihadismo en la zona de los Caucaso de Rusia, donde varias facciones luchan contra el Kremlin para imponer el islamismo radical. El caso es que Bagaev ya se encontraba en la cárcel, concretamente en Brians 2. Por lo tanto, estaba bajo custodia de la Generalitat, que es quien tiene las competencias penitenciarias en Cataluña. Pero, ¿cómo un preso ha podido liderar una célula yihadista desde una cárcel catalana? En E-Notícies hemos hablado con fuentes penitenciarias, que nos cuentan cómo una persona privada de libertad, bajo custodia de la Generalitat y con las comunicaciones restringidas ha tenido la capacidad para dirigir este grupo terrorista.

Dirigir una célula terrorista desde una cárcel catalana

Según cuentan fuentes penitenciarias a E-Notícies, dirigir una célula yihadista desde una celda puede ser sencillo si tienes un teléfono móbil. Aunque los presos no pueden tener este tipo de dispositivos, los presos han conseguido fórmulas para poder tenerlos. Y ya no estamos hablando de teléfonos pequeños y sencillos, como se hacía antes. Ahora ya tienen móviles inteligentes, señalan estas fuentes. "Las cárceles ahora mismo están llenas de smartphones", nos comentan.

Imagen de la entrada de la prisión Brians 2 con una furgoneta de los Mossos pasando por delante

¿Cómo introducen estos dispositivos? Exactamente no se sabe cómo entran, pero fuentes penitenciarias tienen la firme sospecha que esto sucede con las visitas, que generalmente se producen los fines de semana. En esos días, los departamentos encargados de controlarlas están saturados por la "falta endémica de personal" que hay en la mayoría de prisiones catalanas. Y esto provoca que cuelen dispositivos no permitidos.

Otro modo de introducir móviles inteligentes es con internos que vuelven de permiso o incluso con drones. De hecho, a finales de 2022, los Mossos detectaron varios drones que intentaban meter en las cárceles droga y teléfonos en Lledoners.

De este modo, cualquier interno que tenga este tipo de móviles tiene fácil poder comunicarse con el exterior y, por lo tanto, dirigir una célula terrorista yihadista como ha sido el caso de German Bagaev. 

Silencio del Govern

A pesar de que German Bagaev estaba bajo custodia de la Generalitat, el Govern no se ha pronunciado al respecto. La consejera de Justícia, Gemma Ubasart, publicó varios mensajes en sus redes sociales a lo largo del día de ayer, pero ninguna hizo referencia a la detención del interno de Brians 2.