Alberto Núñez Feijóo sentado en su escaño mirando el reloj
POLÍTICA

Alberto Núñez Feijóo se olvida del PP catalán

No hay ninguno entre sus cargos de confianza

El PP se encuentra en plena recomposición después de asumir que pasarán cuatro años más en la oposición. Alberto Núñez Feijóo ha acabado con la tricefalia en el partido y ha elegido a los nuevos portavoces en el Congreso y en el Senado. Hay algo llamativo, y es que ni hay ni un representante del PP catalán entre los elegidos.

Feijóo ha escogido al gallego Miguel Tellado como portavoz en el Congreso, mientras que la portavocía del Senado recae en Alicia García, exconsejera de Castilla y León. La diputada de Ciudad Real, Carmen Fúnez, sustituirá a Tellado en la vicesecretaría de organización. El organigrama se complementa con la riojana Cuca Gamarra como secretaria general, y el malagueño Elías Bendodo vicesecretario. 

Feijóo blinda así a sus personas de confianza para afrontar una legislatura de confrontación total con el gobierno. Por otro lado, parece haber enterrado momentáneamente el hacha de guerra con la dirección del PP en Cataluña. Pero la recomposición de su equipo deja claro que el gallego no confía en los catalanes.

La herida sigue abierta

Es significativo que el único cargo relevante para los populares catalanes sea el de Dolors Montserrat en el parlamento europeo. Persona de confianza en Génova, su nombre sonó como relevo de Alejandro Fernández al frente del PP catalán. Lo cual demuestra que la herida sigue abierta.

Montaje con un plano medio de Feijóo en blanco y negro alzando el brazo y un dedo con un plano medio corto en color de Alejandro Fernández con cara seria

Fernández mostró su discrepancia con la estrategia de aproximación a los independentistas que llevó a cabo Feijóo. En Génova no sentaron nada bien las críticas, y se empezó a barajar la posibilidad de un relevo en Cataluña. El pacto PSOE-Junts y la investidura de Pedro Sánchez frenó los planes de Feijóo.

Ahora, el presidente del partido considera que no es el momento de abrir una crisis en Cataluña sino de afrontar con unidad la oposición a Sánchez-Puigdemont. Además, las últimas encuestas marcan una clara línea ascendente del PP de Alejandro Fernández en Cataluña. Mal que le pese a Génova, este sigue siendo clave para ganar terreno en una comunidad autónoma clave como es Cataluña.

Guerra en el PP catalán

La distancia entre Alejandro Fernández y la dirección nacional es sobre todo estratégica. Frente a la tesis de la confrontación radical contra el independentismo, Génova plantea la necesidad de copiar el modelo del PSC. Es decir, defender el constitucionalismo en Cataluña asumiendo el marco mental del independentismo.

La realidad es que hay una guerra soterrada en el PP catalán. Por un lado está Manu Reyes, alcalde de Castelldefels y hombre con mucho peso en el PP de Barcelona, apoyado además por Miguel Tellado en la dirección nacional. En este mismo bando se encuentran Dolors Montserrat y Xavier García Albiol.

Montaje con los políticos del PP Daniel Sirera, Dolors Montserrat, Nacho Martín Blanco y Manuel Reyes, con una imagen de un mítin del PP

Este sector está también reforzado por el ascendente de figuras como Daniel Sirera y Nacho Martín Blanco. Al otro lado se encuentra Alejandro Fernández, sin el respaldo de las élites del partido pero con un indiscutible apoyo de las bases. Y es sobre esta firme base sobre la que sigue adelante al frente del proyecto en Cataluña.