Montaje Roberto Vaquero con Sánchez y Feijóo
OPINIÓN

Izquierdas y derechas

"La realidad es que, exceptuando cuestiones de forma, el PSOE y el PP defienden los mismos intereses"

Hemos podido observar como en los últimos tiempos en España la política ha degenerado de forma acelerada, existe una gran polarización entre la izquierda y la derecha, en la cual debes aceptar todos y cada uno de los posicionamientos que se atribuyen a cada uno de los dos grupos. Además, debes combatir con virulencia a los contrarios, y de manera especial a los de “tu bando” que no cumplan con algunos de los preceptos o directrices del grupo al que se pertenece, pues esos, para ellos, son aún peores, con esos no se tiene piedad de ningún tipo.

Feijóo señala a Sánchez como un traidor; lo es, sin duda, además de alguien sin palabra. Esto es lo peor que puede ser un hombre. Es un mentiroso compulsivo y alguien con actitudes de obsesión con el poder y su imagen. Ante esto me surgen algunas preguntas: ¿con Feijóo sería muy diferente la situación? ¿Acaso no pactó el PP con CiU? ¿Feijóo no ha hablado también con Junts? ¿No ha ofrecido ventajas sobre los demás al PNV? 

El líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Alberto Núñez Feijóo, durante la primera sesión del debate de investidura del líder del PP, en el Congreso de los Diputados, a 26 de septiembre de 2023, en Madrid

La realidad es que, exceptuando cuestiones de forma, el PSOE y el PP defienden los mismos intereses, de hecho, en el Parlamento Europeo votan en un 75% de las veces en el mismo sentido. Sus peleas tienen más que ver con repartos de poder entre lobbies que a cuestiones ideológicas. Aunque el PP tenga orígenes tradicionalistas o conservadores, la realidad actual es que defienden en gran medida lo woke, las tendencias que vienen de Estados Unidos. 

Ambos partidos defienden los intereses de los burócratas de Bruselas, intereses extranjeros que solo nos condenan a morir lentamente mientras la gente no hace nada, o lo que hacen es basándose en la polarización que fomentan desde ambos partidos y que solo lleva a tener a la gente ocupada peleando por intereses ajenos, mientras abandonan los propios, sin ni tener siquiera idea de quién es el verdadero enemigo ni cuáles son los problemas que son vitales para resolverlos. Mientras tanto, los del PSOE y los del PP siguen cobrando y haciendo negocios, siguen alternándose de forma más o menos ordenada, pues depende de la época, en el ejercicio lucrativo del poder

No hay salida a la actual situación sin recuperar nuestra soberanía nacional, secuestrada por Bruselas, no hay salida si no fomentamos un proceso constituyente que dé como fruto una alternativa al régimen del 78 que nos ha llevado a la actual situación de quiebra del país. 

Los independentistas deben dejar de ser financiados desde el Estado, deben dejar de tener sobrerrepresentación por la ley electoral y deben ser confrontados política, ideológica y culturalmente. Ya basta de cebarlos a cambio de acuerdos que venden aún más a nuestro país, ya basta de que unos españoles tengan más derechos que otros. Los catalanes o los vascos deben tener la misma situación fiscal y de todo tipo que un extremeño o un castellano. Las comunidades autónomas deberían ser simétricas.

La izquierda y la derecha es una dicotomía que ya no sirve para explicar la situación política actual. El PSOE y sus aliados de la izquierda, y el PP y los suyos, no son más que la derecha y la izquierda del sistema. Fingen una conflictividad que no es real para poder mantener más firme que nunca la dominación y los intereses económicos y políticos de los de siempre.

Captura de la previa del debate entre Sánchez y Feijóo el 10 de julio de 2023

España se dirige hacia un precipicio, y depende de nosotros, los españoles, cambiar de dirección y apostar por nuestro futuro. No conseguiremos nada si seguimos haciendo las mismas cosas que siempre, no habrá un resultado diferente. Es necesario romper con los dictados, modas e imposiciones de la derecha y de la izquierda, y construir nuestro propio camino.

Lo fácil es dejarse llevar por la marea, por la opinión “mayoritaria” de unos y de otros, lo difícil, y desde mi punto de vista lo único que en verdad tiene valor, es desarrollar un pensamiento crítico, decidir por ti mismo y actuar no de acuerdo a imposiciones de nadie, sino en favor del bien colectivo. Nos quieren asilados, débiles y sumisos, quieren consumidores y votantes dóciles, debemos romper con los esquemas prefabricados y no parar hasta derrocarlos, y recuperar de forma inmediata la dignidad nacional y popular.