Montaje de Lewandowski con dinero de fondo
FÚTBOL

13 goles en 24 partidos, se ofreció al Barça y Robert Lewandowski frenó su fichaje

El polaco nunca ha querido tener competencia de nivel y ahora el Barça paga las consecuencias de hacerle caso

Situación muy delicada de un Barça que no levanta cabeza y sigue sin encontrar la fórmula para recuperar las buenas sensaciones. Los de Xavi sufrieron una dura derrota en la final de la Supercopa ante el Madrid, y tampoco ha obtenido buenos resultados en general. Todas las líneas del campo se han cuestionado, pero en especial la defensa y el ataque.

Atrás tienen buenos centrales, pero les falla muchas veces el sistema defensivo grupal, y un pivote que les arrope bien. Arriba se han gastado mucho dinero en jugadores supuestamente diferenciales que no rinden como debería, y acusan esta falta de chispa. Raphinha lleva tiempo lesionado, Joao Félix se ha ido apagando, Ferran Torres también, y Lewandowski es más irregular que nunca a pesar de meter goles.

El polaco encadenó una nacha nefasta de cara a puerta, aunque dice que no le ponen balones. Su olfato de gol va disminuyendo año tras año, y la llegada de Vitor Roque debería solucionarlo. El brasileño, eso sí, aún es muy joven y no puede ser una competencia real que amenace su sitio en el once.

El bueno era otro

En el Barça empiezan a pensar que el bueno no era Lewandowski sino su compañero. El polaco llegó por 50 millones justo cuando Aubameyang había hecho 13 goles en 24 partidos en media temporada con el Barça, y no lo quiso. La directiva vendió al de Gabón, que ahora se está saliendo y tiene muchos mejores números que el '9' azulgrana.

Del Barça se fue al Chelsea, donde no tuvo nada de protagonismo, y este curso ha vuelto a sus inicios regresando a la liga francesa. Allí se está reencontrando con su mejor versión y es una máquina de hacer goles. Ha vuelto a las magníficas estadísticas que hizo con el Barça, con 12 dianas en 25 duelos en esta primera mitad de temporada.

Aubameyang ya hizo años muy buenos en el Borussia y el Arsenal, y en el Barça piensan que quizá se equivocaron. No lo quisieron ver como un jugador estrella en ataque y se gastaron mucho dinero en un Lewandowski que tampoco ha rendido tan bien. En cambio, él había llegado gratis y sus números estaban siendo top.

La obsesión por los nombres

En el Barça les entró una necesidad de fichar nombres pensando que esto reforzaría el proyecto. A pesar de que fueran ya veteranos o que no tuvieran el perfil idóneo, como Lewandowski o Gündogan. Quedándose a Aubameyang hubieran ahorrado un dinero con el que podrían haver empezado el saneamiento real de la entidad.

Además, Aubameyang se volvió a ofrecer este verano, y también le rechazaron. En su lugar, más nombres como los de Joao Félix, que tampoco ha aportado nada interesante más allá de destellos de calidad. La dirección deportiva del Barça se tambalea, y Deco debe tomar nota para corregirlo.