Montaje de Cenando con Pablo junto a Pere Aragonès con un plato de espaguetis a la carbonara en un bar
ACTUALIDAD

El menú del día más barato de Cataluña: en el pueblo de Pere Aragonès y vale 6 euros

A un precio de 6 euros puedes tener una comida sencilla y, quién sabe, quizás acompañado por el president de la Generalitat

Todos alguna vez hemos necesitado una solución rápida y económica para poder comer un día cualquiera. Un día que sales tarde de la visita al médico por la mañana y te has dejado la fiambrera en casa. Cualquier opción para comer un menú que baje de los 10 euros ya es todo un logro a tener en cuenta, pero ¿y si pudiese ser por tan solo 6 euros?

Esto es lo que ha querido compartir un usuario de TikTok “Cenando con Pablo” que recorre distintos restaurantes y bares de España en búsqueda de distintas experiencias gastronómicas. Y para buscar el bar más barato que ofrezca menú del día no fue a un pueblo cualquiera, sino al hogar del president de la Generalitat, Pere Aragonès. En concreto al bar 9 Bessons, situado en la calle Noguera de Pineda de Mar.

Por 6 euros el menú en concreto ofrece dos platos y postre o café. Para poder catar un poco lo que ofrecía, Pablo decidió pedirse dos menús.

En los primeros platos decidió por unas ensaladas clásica y campera, las cuales le parecieron correctas y aceptables. “Está buena, no tengo nada que objetar”, fueron sus apreciaciones.

"Su interpretación de la salsa carbonara"

No obstante, su experiencia no fue tan correcta en cuanto a los segundos platos. Primero, probó unos aros de calamar con patatas fritas con una “ración típica de bar”. A pesar de tener pinta de haber salido del frigorífico de un supermercado, concedió que “también es el precio”.

Su segunda elección fue espaguetis con salsa carbonara o, como dice el usuario, “su interpretación de la salsa carbonara”. Al parecer, no terminó especialmente satisfecho a pesar del precio, cualificándolo como comida salida de un microondas. Además, para su decepción ninguno de los postres eran artesanos, todos industriales.

Era de esperar que la experiencia no fuese precisamente gourmet. Pero, quizás un día, el president de la Generalitat se deje caer por ahí y comparta una ración de aros de calamar.