Xavi Hernández, Carlo Ancelotti y Pep Guardiola sobre un fondo iluminado

FÚTBOL

Xavi Hernández, Carlo Ancelotti y Pep Guardiola se fijan en el mismo jugador

El mal momento del Bayern Múnich abre las puertas de salida a varios cracks, pero hay uno que gusta especialmente

La UEFA Champions League es el principal objetivo de los clubes más grandes de Europa. Real Madrid, FC Barcelona, Manchester City, Bayern Múnich y PSG son los grandes favoritos para alzarse con el máximo premio continental, y por eso mismo comparten la mayoría de objetivos. En este caso, Xavi Hernández, Carlo Ancelotti y Pep Guardiola tienen en su punto de mira a la estrella del Bayern, que está como loco por salir de la Bundesliga.

Sí, porque la eliminación de anoche en la Copa de Alemania ante un equipo de Tercera División ha sido la gota que ha terminado por colmar el vaso. Los de Múnich se vieron superados por el modesto Saarbrücken y Joshua Kimmich parece que ha dicho basta. No está a gusto en Alemania y los rumores sobre una posible salida cada vez son más fuertes.

Evidentemente la operación no será nada fácil por varios motivos, pero el principal es la salvaje competencia que existe alrededor de su fichaje. Xavi Hernández, Guardiola y Carlo Ancelotti suspiran por Joshua Kimmich y él se deja querer, pues no ha negado en ningún momento los rumores que lo sitúan fuera del Bayern. Es más, a medida que van pasando las semanas y sigue sin renovar, la posibilidad de que deje el club de su vida se va haciendo más real que nunca.

Joshua Kimmich puede elegir a los mejores

Joshua Kimmich es el timón del Bayern Múnich y de la Selección Alemana desde hace mucho tiempo. A sus 28 años está en el momento perfecto para dar un salto al vacío y probar suerte en el extranjero, algo que nunca ha hecho y que parecía imposible. Sin embargo, su relación con Tuchel y el nivel deportivo del equipo parecen ser los motivos por los que está meditando irse, y lo de ayer no ayuda.

Actualmente, el '6' tiene contrato hasta 2025, pero todavía no hay movimientos relacionados con este tema y el verano cada vez está más cerca. Es más, si esta situación se mantiene para el mes de junio, lo más probable es que el Bayern tenga que vender a Joshua Kimmich por mucho menos de lo esperado. A día de hoy está valorado en 75 millones, pero si no renueva podría irse por unos 50, ya que de lo contrario, si termina su contrato, se iría gratis.

Joshua Kimmich 2023 - Dribbling Skills, Passes & Goals.

Ante este escenario, el Bayern está atado de pies y manos. La decisión final es de su capitán y si no quiere seguir lo tiene muy fácil: no renovar. De este modo, podría irse en verano por un módico precio, algo que Real Madrid, FC Barcelona y Manchester City saben perfectamente.

El FC Barcelona, en la pole

Es cierto que Joshua Kimmich encajaría como anillo al dedo en cualquiera de las tres plantillas. Sin embargo, el FC Barcelona tiene cierta ventaja. Su estilo de juego, la debilidad de Oriol Romeu y la insistencia de Xavi Hernández podrían facilitar mucho su fichaje, aunque no será fácil.

Para empezar, el Real Madrid afronta el que será el último año de Luka Modric. Es cierto que el futuro está asegurado con los Camavinga, Valverde, Tchouaméni o Bellingham, pero no vendría mal alguien con más experiencia cuando el '10' abandone el barco. Por lo tanto, la llegada de Joshua Kimmich, que ya coincidió con Carlo Ancelotti en Múnich, no es para nada descabellada.

Por otro lado, Pep Guardiola ya cuenta con el mejor del mundo en esa posición: Rodri. El español está jugando a un nivel extraordinario desde hace tiempo y el fichaje del alemán obligaría a que uno de ellos se fuera al banco. Eso sí, seguro que el técnico del City encontraba la manera de juntarlos a los dos en el once titular.

Por lo tanto, lo más probable es que si Joshua Kimmich decide irse, el FC Barcelona sea su destino.Xavi Hernández está enamorado de su calidad y Oriol Romeu ha demostrado que ni se acerca al rendimiento que otorgó Sergio Busquets durante tantos años. Además, si no renueva podría abaratarse su salida, lo que se convertiría en una bendición para las arcas y la tranquilidad de Joan Laporta.