Sede de Naturgy en Madrid

BRANDED CONTENT

Naturgy cierra el semestre con mejores resultados, más inversiones y menos deuda

La mejora de resultados se apoyó en el buen desempeño operativo de sus negocios y la evolución positiva del resultado financiero fruto de la reducción de deuda

Naturgy presentó hoy al mercado sus resultados correspondientes al primer semestre de 2023 y la revisión estratégica con horizonte 2025 aprobada recientemente por su Consejo de Administración, tras superar en 2022 todos los objetivos comprometidos en su Plan Estratégico 2018-22.

El primer semestre del año estuvo marcado por una reducción de los precios de la energía con una volatilidad persistente, así como por la incertidumbre regulatoria. En este contexto, la compañía incrementó sus inversiones para avanzar en su plan industrial y mantuvo un papel clave para asegurar el suministro energético en España, tanto en términos de suministro de gas a las empresas como en la continuidad del suministro en el sector eléctrico español, en el que las centrales de ciclo combinado tienen un papel fundamental. 

A 30 de junio de 2023, la compañía reportó un EBITDA de 2.849 millones (+39%) y un beneficio neto de 1.045 millones de euros. Las inversiones realizadas en el periodo ascendieron a 839 millones (+16%) y la deuda a 30 de junio bajó hasta 10.752 millones (-11% respecto al cierre de 2022). Estos incrementos se apoyan en el buen desempeño de las actividades liberalizadas internacionales, en particular por la actividad de gestión de la energía, y por la evolución positiva del resultado financiero que refleja el fuerte desapalancamiento logrado en el periodo.

Los negocios regulados representaron un 43% del EBITDA total del Grupo y alcanzaron los 1.261 millones de euros. La actividad de redes de España se vio afectada principalmente por una menor retribución y demanda, especialmente en gas, como consecuencia de una meteorología más suave y una menor demanda industrial. La actividad de redes de América Latina se vio beneficiada por las actualizaciones de tarifas, entre otros factores. Por su parte, los negocios liberalizados aportaron el 57% del EBITDA del Grupo, con 1.677 millones de euros, impulsados principalmente por las actividades internacionales de gestión de la energía. 

“Estos resultados mantienen la evolución positiva de los que ya presentamos al mercado correspondientes a 2022, y superan los objetivos de eficiencia operativa, generación de caja, materialización de inversiones y reducción de deuda”, explicó Francisco Reynés, presidente ejecutivo de Naturgy. “Asimismo, demuestran la solidez del plan industrial de la compañía, que nos está permitiendo transformar nuestro mix energético gracias a una decidida apuesta por la inversión, a la que vez que consolida nuestro papel como garante de la seguridad de suministro energético en España”, añadió.

Revisión estratégica a 2025  

El Consejo de Administración, donde están representados todos los principales accionistas de la compañía, reconoció a principios de julio su alto grado de compromiso con un proyecto industrial que está demostrando su solidez mejorando sus compromisos, pese a una coyuntura difícil y volátil en los mercados energéticos en los que la compañía opera. 

Los resultados del Plan 2018-2022 superaron ampliamente los objetivos establecidos. A cierre de 2022, la compañía registró mejores resultados operativos con un EBITDA de 5.000 millones (frente a los 4.600 previstos en julio de 2018), redujo la deuda neta hasta los 12.100 millones (vs. a los 15.100 millones comprometidos) y mejoró sus inversiones hasta los 8.100 millones (vs. a los 7.300 millones iniciales). 

Así, tras la exitosa ejecución del Plan 18-22, el Consejo de Administración revisó las expectativas para los próximos años y fijó sus expectativas para 2025 cuando la compañía prevé superar los 5.000 millones de euros de EBITDA y alcanzar un beneficio neto de 1.800 millones. Las inversiones del quinquenio 2021-25 ascenderán a 13.200 millones, lo que implica un incremento de más de 5.000 millones de capex respecto al anterior periodo estratégico. 

Del total de inversiones previstas entre 2023 y 2025, el 61% se destinará al desarrollo de renovables y el 28% al negocio de redes. La compañía estima también cerrar el 2025 con una deuda neta de 16.000 millones, 1.000 millones menos que la previsión anterior. 

“Esta mejora de nuestras previsiones hasta 2025 responde a una estrategia alineada con la transición energética y poniendo el foco principalmente en el crecimiento orgánico que, junto con una gestión oportunista de la rotación de activos, seguirá contribuyendo a nuestra transformación”, explicó Reynés, quien destacó que “nuestra visión estratégica permanece basada en avanzar hacia la descarbonización, invirtiendo con una estricta disciplina financiera, y sin descuidar nuestro sólido compromiso con nuestros clientes, accionistas, empleados y la sociedad”.

Retribución al accionista

Asimismo, el Consejo de Administración estableció el suelo del dividendo anual para los años 2023-25 en 1,40 €/acción, condicionado a mantener un rating crediticio de BBB por S&P. Este nuevo suelo es consistente con el payout promedio del 85% comprometido en julio 2021. En base a los precios actuales de la acción, esto supone una rentabilidad superior al 5% y compensa a los miles de accionistas de la compañía la subida de los costes por tipos de interés e inflación.

El primer dividendo a cuenta de los resultados de 2023 ha quedado establecido en 0,50 €/acción y se pagará a los accionistas el próximo día 7 de agosto.

Resultados primer semestre

Los negocios liberalizados aportaron el 57% del EBITDA del Grupo, con 1.677 millones de euros, impulsado principalmente por las actividades internacionales de gestión de la energía. 

Naturgy continuó ofreciendo precios estables y competitivos a sus clientes, tanto en gas como en electricidad, para ayudarles en un entorno todavía marcado por la incertidumbre en el coste de la energía.

Los precios del gas disminuyeron a lo largo del primer semestre del año y la volatilidad persistió debido a la menor demanda y unas temperaturas suaves en Europa, que se tradujeron en elevados niveles de almacenamiento, así como a la demanda moderada de gas de Asia. Este contexto benefició al negocio de gestión de la energía a nivel global y a la generación térmica en España.

El EBITDA de los negocios regulados de la compañía creció un 5,3%, hasta los 1.261 millones de euros en el primer semestre de 2023 (un 43% del EBITDA total del Grupo), impulsados principalmente por un crecimiento del 33% en Latinoamérica.

Los negocios regulados en España alcanzaron los 732 millones de euros, afectados por una menor demanda residencial por factores climatológicos y a una menor demanda industrial, tras la elevada volatilidad sufrida por los precios en los últimos doce meses.

Por su parte, la generación renovable alcanzó un EBITDA de 235 millones de euros, un 34% superior al mismo periodo del año anterior, debido principalmente una mayor capacidad instalada y a una mayor producción en España, especialmente en hidráulica convencional (más del doble que en el primer semestre de 2022).

Foco en inversiones renovables

Las inversiones del Grupo alcanzaron a 30 de junio los 839 millones de euros, un 16% más. Cerca de un 65% se destinó al crecimiento renovable y al desarrollo de redes, tanto en España como en Latinoamérica. 

Actualmente, Naturgy cuenta con una potencia renovable en operación de cerca 5,7 GW, con un incremento de casi 400 MW en los últimos seis meses a nivel global (250 MW en España).

En España, la compañía tiene una treintena de parques eólicos y plantas fotovoltaicas en construcción, que permitirán incorporar cerca de 1 GW de potencia instalada a la cartera del grupo a lo largo de 2024. Asimismo, prosigue con el desarrollo de varios proyectos de biometano e hidrógeno.

Adicionalmente, en el primer semestre de 2023 alcanzó un acuerdo con el fondo de infraestructuras Ardian para la adquisición del 100% de ASR Wind, que cuenta con un total de 422 MW repartidos en 12 parques eólicos en operación en España. Esta operación ha sido autorizada el pasado 19 de julio sin condiciones por la CNMC.

Naturgy ha iniciado también los trámites para desarrollar ocho proyectos de almacenamiento con baterías, principalmente hibridados con plantas fotovoltaicas de la compañía en España. Estas instalaciones, con una potencia de 145 MW y una capacidad de almacenamiento de 290 MWh, contribuirán a reforzar la calidad del suministro del sistema eléctrico español y permitirán una mayor introducción de energía renovable en la red. 

En Australia, Naturgy puso en marcha en el primer semestre su tercer parque eólico, Berrybank 2, que le permitió alcanzar los 386 MW de potencia instalada en el país. La compañía prevé disponer de una potencia renovable operativa de aproximadamente 1GW en 2024, con la conexión a la red de nuevos proyectos en Victoria (218 MW), el parque eólico Hawkesdale (97 MW), el parque eólico Crookwell 3 en Nueva Gales del Sur (58 MW), y el proyecto de hibridación de Cunderdin (solar de 128 MW solar y 55 MW/220 MWh de almacenamiento) en Australia occidental.

La compañía prosigue con la construcción de su primera planta solar en Estados Unidos, de 300 MW de potencia, que está previsto que entre en operación en 2024.

Apuesta decidida por el biometano para resolver el trilema energético

Las inversiones en generación renovable confirman el compromiso estratégico de la compañía con alcanzar una solución equilibrada al trilema energético: contribuir a la descarbonización de la economía, asegurar la seguridad de suministro y mantener un precio asequible de la energía para todos los consumidores.

En el marco de este triple reto, Naturgy tiene como objetivo jugar un papel clave en el desarrollo de los gases renovables, tanto en la producción y distribución de biometano en España en el corto plazo, como en el desarrollo del hidrógeno como vector energético que tendrá un impacto significativo en el mix energético a medio plazo.

La compañía se ha consolidado como uno de los principales promotores del gas renovable en España, con más de 60 proyectos en distintas fases de desarrollo. Cuenta con dos plantas de producción propias de biometano: una situada en la EDAR de Bens (A Coruña) y otra ubicada en Cerdanyola del Vallès (Barcelona), que fue la primera en España en inyectar a la red gas renovable procedente de vertedero. Este año está previsto que entre en operación una tercera en Vila-Sana (Lleida) y ya ha iniciado la tramitación de otras dos que se construirán en Torrefarrera (Lleida) y Utiel (Valencia).

La compañía está bien posicionada para aprovechar la oportunidad que ofrecen los gases renovables para avanzar hacia la descarbonización y está dispuesta a desplegar importantes inversiones y recursos en este negocio, teniendo en cuenta el potencial que ofrece España para su desarrollo, con 160 TWh/año, equivalente al 40% de la demanda de gas del país.

El reciente borrador del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) ha duplicado el objetivo de producción de gases renovables hasta los 20 TWh/año en 2030, lo que demuestra su importante papel en la transición energética. El biometano es ya es una tecnología madura y asequible que, adicionalmente, promueve la economía, circular con la optimización de los residuos; la creación de empleo y el desarrollo de las zonas rurales.

Disciplina financiera y reducción de la deuda

A lo largo del primer semestre de 2023, Naturgy mantuvo como prioridad la prudencia financiera y la disciplina de capital, frente a la persistente volatilidad del mercado y la incertidumbre regulatoria. 

Así, la compañía redujo un 11% su nivel de deuda, de los 12.070 millones de euros a cierre de 2022 hasta los 10.752 millones de euros a 30 de junio de este año. La deuda neta/EBITDA disminuyó de 2,4x a 31 de diciembre de 2022 a 1,9x a cierre del primer semestre de 2023, y la compañía mantiene una liquidez superior a los 10.000 millones de euros.

La agencia de rating S&P mejoró la perspectiva de Naturgy de negativa a estable, y confirmó su calificación crediticia BBB.

Escenario internacional: demanda de energía y precios

La demanda de energía en los países donde el Grupo opera continuó experimentando una disminución a lo largo del primer semestre de 2023. En España, la demanda de electricidad y gas se redujo de media un 6,9% y un 12,5% respectivamente, respecto al mismo periodo del año anterior, debido a la incertidumbre macroeconómica y a las suaves temperaturas durante el periodo invernal.

De la misma manera, en Chile y Brasil la demanda de gas disminuyó un 1,5% y un 34%, respectivamente. Por otro lado, la demanda de gas y electricidad en el resto de los países de Latinoamérica donde opera el Grupo experimentaron un cierto crecimiento: 1,9% en gas en México; 9,6% en gas y 3,9% en electricidad en Argentina; y 5,9% en electricidad en Panamá. 

Durante el primer semestre de 2023, la evolución de las monedas latinoamericanas tuvo un muy leve impacto negativo en el desempeño financiero del Grupo, de 4 millones de euros y 5 millones en el EBITDA y el beneficio neto, respectivamente, en comparación con el primer semestre de 2022. 

Tras el aumento sin precedentes de los precios del gas y la electricidad en 2022 los precios de la energía experimentaron una reducción a lo largo del primer semestre del año 2023, aunque se mantuvo la volatilidad y una elevada sensibilidad a cuestiones geopolíticas y riesgos de posibles cortes de suministro. 

Los precios del gas en Europa se vieron afectados principalmente por una menor demanda y por temperaturas suaves, lo que se tradujo en un incremento de los niveles de almacenamiento, así como una demanda moderada de gas de Asia. En este contexto, los precios medios del Brent fueron un 25,8% más bajos que en el primer semestre de 2022, mientras que los precios del gas en los principales hubs mostraron una corrección importante a la baja, con reducciones de más del 40% en el TTF y de casi el 40% en el JKM. 

Por su parte, los precios de la electricidad en el mercado mayorista se redujeron más del 50% de promedio en el semestre, respecto al mismo periodo del año anterior.

Avance en los compromisos ESG

En línea con su compromiso con la transición energética y la descarbonización, Naturgy continuó aumentando su capacidad instalada libre de emisiones hasta los 5,7 GW, y prevé incorporar 3 GW más en los próximos 18 meses.

En términos de diversidad, el Grupo continúa avanzando en la paridad de género y la representación de las mujeres, y mantiene un compromiso firme con el desarrollo profesional de sus empleados, impulsando el rejuvenecimiento de la plantilla y facilitando las herramientas necesarias para su progreso. Naturgy apuesta por una gestión y transformación del talento de la compañía y por avanzar hacia una plantilla equilibrada en género y en edad, tanto en puestos directivos como en técnicos. 

Fruto de este compromiso, la compañía puso en marcha el programa Flex&Lead, dirigido a la contratación externa de jóvenes talentos con diversidad de perfiles, con el objetivo de incorporar a 300 jóvenes a 2025. Actualmente, ya se han incorporado 200 personas, de las que el 77% son mujeres con una edad media de 25 años.

➡️ Branded Content

Más noticias: