Imagen de una mujer mayor, sentada en un sofá, hablando con alguien a través de un móvil por videollamada
BRANDED CONTENT

La Fundación la Caixa atiende a más de 2.000 personas mayores en situación de soledad

El programa de Personas Mayores de la Fundación la Caixa ha puesto en marcha la acción «La soledad no se ve, se siente» para sensibilizar a la sociedad sobre este fenómeno que afecta a cerca de 3 millones de personas mayores en España

En un contexto marcado por el aumento de casos de personas en situación de soledad, el programa Siempre Acompañados de la Fundación la Caixa ha atendido desde principios de este año a más de 2.000 personas mayores. Todo ello a través de una metodología innovadora y en constante evolución desde que arrancó el proyecto en 2014, junto con la comunidad y las administraciones.

El aumento de la esperanza de vida, las nuevas formas de convivencia familiar y una organización diferente del uso del tiempo plantean una realidad cada vez más compleja de la cual surgen nuevos retos, entre ellos la soledad, la cual se estima que afecta a cerca de 3 millones de personas. El programa de Personas Mayores de la Fundación la Caixa, con más de cien años de historia, tiene como objetivo abordar los nuevos desafíos que se presentan en la vejez. En el conjunto de España, las personas mayores de 65 años representan el 19,6 % de la población (9.310.828 personas). Según los datos de proyección del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2035 podría haber más de 12,8 millones de personas mayores, es decir, conformarían el 26,5 % del total de una población que superaría los 48 millones de habitantes.

Durante los próximos años y especialmente a partir de 2030 se registrarían los mayores incrementos con la llegada a la vejez de las cohortes nacidas durante el baby boom.

La misión del programa Siempre Acompañados es empoderar a las personas mayores en situación de soledad poniéndolas en el centro, como sujetos activos de su proceso de envejecimiento, y acompañándolas en la búsqueda de una vida plena mediante el fomento de sus relaciones de bienestar y apoyo. Asimismo, el programa busca la implicación de la ciudadanía y el entorno comunitario para construir alianzas y trabajar en red. Todo ello con el fin de sensibilizar a la ciudadanía y minimizar las situaciones de soledad de las personas mayores.

Está demostrado científicamente que hacer frente a la soledad y mejorar las relaciones sociales aporta beneficios poderosos: el aumento de la adaptación psicológica frente a las situaciones de pérdida, enfermedad o estrés crónico (como el cuidado); la mejora de la salud, del estado emocional y de la esperanza de vida; el incremento de la calidad de vida, y la disminución de las probabilidades de enfermar y padecer demencia. Asimismo, el programa ha constatado que fomentar las relaciones sociales facilita llevar una vida plena, con sentido y significado.

En la actualidad, el programa está presente en 13 territorios de España: Jerez, Murcia, Pamplona, Granada, Málaga, Palma de Mallorca, Sabadell, Terrassa, Tortosa, Girona, Tàrrega, Santa Coloma de Gramenet y Lleida. También ha aterrizado en Lisboa y Oporto. Este año, su desarrollo ha sido posible gracias a la implicación de 426 entidades sociales, 573 profesionales y 304 voluntarios.

Las calles como altavoz de la soledad no deseada de personas mayores

Con el fin de sensibilizar a la sociedad sobre el fenómeno de la soledad se ha puesto en marcha la acción «La soledad no se ve, se siente», que a través de mensajes e imágenes situadas en distintos puntos de estas ciudades visibiliza el sentimiento de aislamiento que viven millones de personas mayores en sus hogares.

Además, con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores (1 de octubre), están previstas distintas acciones de sensibilización que dan valor a la importancia de las relaciones sociales y visibilizan la soledad como un reto de nuestra sociedad en un doble sentido: puede afectar a todos, con independencia de la edad, y a la vez, cada uno puede aportar su granito de arena para mejorar la vida de las personas de su entorno que sienten soledad. Estas actividades son una muestra de las distintas actuaciones que se impulsan durante el año para sensibilizar, detectar a personas en soledad y tejer esta red de apoyo y de relaciones, contando siempre con el tejido asociativo y las instituciones locales. Por ejemplo, este verano se han impulsado acciones de gran acogida dirigidas a las personas mayores que se quedaban solas durante las vacaciones.

Además, el programa Siempre Acompañados ha lanzado 12 conversaciones en formato audio con gerontólogos y psicólogos expertos que abordan desde distintas perspectivas las claves para comprender la soledad poniendo el acento en la prevención y en las herramientas para el empoderamiento.

Un glosario participativo para hacer frente al edadismo

Este año, la Fundación la Caixa ha editado un innovador glosario con el objetivo de fomentar la conciencia social acerca de las palabras y expresiones que promueven el edadismo para, de este modo, evitar su uso y contribuir al buen trato.

El término edadismo se refiere a la discriminación por razón de edad, en especial de las personas mayores, y una de las formas más extendidas se produce a través de un uso inadecuado del lenguaje. El glosario, con un total de 45 entradas, es el resultado de un proceso de recopilación y selección de palabras y expresiones edadistas facilitadas por participantes en diferentes iniciativas del programa de Personas Mayores de la Fundación la Caixa llevadas a cabo en toda España. Tal como destaca la publicación, suele manifestarse a través de la infantilización de las personas mayores (abuelito, viejito), la despersonalización (los viejos, los jubilados) y la deshumanización (carca, trasto).